Por Alfredo Xalli

El 28 de junio de 2009 se pisoteó la dignidad, la inteligencia y la democracia de los hondureños. A tempranas horas de la mañana el Presidente electo por voluntad del pueblo recibió golpe de estado por parte de las Fuerzas Armadas al servicio de los grupos de poder opuestos a la encuesta popular que se realizaría ese día.
Algunos canales de televisión y algunas radios comenzaron a transmitir la noticia. Por ejemplo, Canal 11 informó sobre lo que estaba pasando sin ningún sentido propagandístico a favor de Zelaya. Sin embargo, los grupos de poder “defensores de la democracia”, usando a las Fuerzas Armadas como su punta de lanza, asaltaron, militarizaron y sacaron del aire a muchos medios de comunicación. ¿Es eso libertad de expresión y de prensa? ¿No es un acto de violación a los derechos humanos? A las radios y televisoras se les obligó a transmitir programas musicales o de otra índole, menos informar acerca del golpe de Estado. ¿Es una acción propia de instituciones y grupos que se autodenominan defensores de la democracia?
Los canales de televisión y radios cómplices con el golpe de Estado emitieron sus programas normales de domingo. Programación chatarra con la cual mantienen alienada a la población. Además, los canales internacionales que comenzaron a emitir la noticia del golpe político-militar en Honduras quedaron fuera del aire: Guatevisión, TV Chile, Cubavisión, y hasta CNN en Español. ¿A eso llaman democracia? ¿Con tales acciones se autonombran defensores de los derechos del pueblo y de la libre expresión?
También se nos cortó la energía eléctrica hasta cerca del mediodía del 29 de junio. Sin televisión, sin radio, sin internet. ¿No es acaso violación a los derechos humanos de los hondureños? Los grupos de poder y sus aliados militares no encontraron ningún tipo de oposición a sus oscuros planes. No permitieron que el pueblo protestara o aprobara sus acciones a través de ningún medio de comunicación. Claro que transmitieron noticias apegadas a sus propósitos. Cápsulas informativas preparadas delicadamente para adormecer a los hondureños. ¡Bienaventurado sea el poder de los medios de comunicación!
¿En realidad se defendieron los derechos del pueblo de Honduras? ¿Se defendió la democracia de Honduras? ¿No fue golpe de Estado? ¿No es coerción y violación a los derechos humanos y de libertad de expresión el hecho de militarizar medios de comunicación privados y obligarlos a no emitir la verdad, o intimidarlos para callar el golpe político-militar fraguado por los grupos de poder?
La Prensa, El Heraldo, La Tribuna, Televicentro, Canal 10, Radio América (Emisoras Unidas), HRN (Audiovideo)… nunca informaron al pueblo hondureño la verdad, manipularon a su antojo y conveniencia las noticias. Los hondureños que no tragamos la cápsula idiotizante fabricada por los grupos golpistas echamos mano de medios alternativos como blogs, facebook o twitter para hablar sobre lo que en realidad ha pasado en Honduras. Hemos sentido impotencia al observar cómo estos medios ofrecían un rostro totalmente diferente de Honduras en los momentos de crisis.
Gracias a Radio Progreso por informar a los hondureños. Eso les costó el ingreso de los militares a sus instalaciones. Aproximadamente a las 11:20 de la mañana los obligaron a salir del aire. Los grupos de poder que planearon e impusieron a Roberto Micheletti como presidente demostraron que su fin primordial es mantener en la ignorancia a los hondureños y así continuar gobernando este feudo.
Honduras controla su rabia por golpe de Estado
Contrario a lo que muchos esperaban, los seguidores del Presidente Manuel Zelaya, los simpatizantes de la encuesta popular y las organizaciones afines a esta propuesta mantuvieron la cordura y no usaron la violencia para protestar.
San Pedro Sula es un ejemplo. Durante todo el día, luego de que las Fuerzas Armadas atacaran los centros de votación y hurtaran las urnas preparadas para la encuesta popular del 28 de junio, se mantuvo un plantón pacífico en protesta por el golpe de Estado. A pesar del silencio informativo impuesto por los líderes del golpe político-militar, cientos de personas llegaron para votar y gritar su desacuerdo con la actuación de las Fuerzas Armadas y de los grupos de poder involucrados en el golpe.
Algunos jóvenes insistían en marchar y quemar las instalaciones de diario La Prensa, pero la mediación oportuna del Secretario de Cultura, Artes y Deportes, Rodolfo Pastor Fasquelle (y otros dirigentes), logró contenerlos y mantener los ánimos en un nivel aceptable. Varias cuadras cercanas al edificio de ese diario permanecen vigiladas por militares desde hace varios días. Una muestra evidente de la alianza entre militares y los grupos de poder económico.
Los reunidos en el parque Paz Barahona de la capital industrial alzaron la voz y constantemente gritaron:
“Micheletti, ¡fuera!”
“Carlos Flores, ¡fuera!
Jorge Canahuati, ¡fuera!
Ramón Custodio, ¡fuera!

Rafael Ferrari, ¡fuera!

José Ángel Saavedra, ¡fuera!

Romeo Vásquez Velásquez, ¡traidor!

Rodrigo Won Arévalo, ¡traidor!

Renato Álvarez, ¡traidor!

Claro que los rumores corrían entre los manifestantes. “Dicen que murió la mamá del Presidente…”, “¿Es cierto que mataron a César Ham?”… Pero también fluía la información: “El Presidente Manuel Zelaya está dando una conferencia desde Costa Rica”, “Dicen que el Presidente renunció antes de que lo mandaran para Costa Rica”, “El Congreso puso a Roberto Michelleti -busero siciliano- como presidente”…
Por su parte, los canales de televisión seguían transmitiendo su programación alienante y los “defensores de la democracia” sacaban de la red de cable la señal de CNN en español cuando los periodistas se preguntaban ¿cómo es posible que el Presidente Manuel Zelaya firme su renuncia cuando lo sacan sorpresivamente de su casa?
Mientras los reunidos en el parque central de San Pedro Sula conversaban acerca de que el embajador de Cuba y el de Venezuela habían sido ultrajados (recuérdese que son diplomáticos extranjeros), los canales que no forman parte de la oligarquía que tomó el poder ejecutivo de Honduras debían transmitir música u otro programa so pena del inmediato asalto militar.
-“Vamos a quemar La Prensa”, se volvía a escuchar entre la multitud.
-“Compañeros, nuestra protesta debe ser pacífica. El Presidente nos ha pedido desde Costa Rica que no usemos la violencia”, decía un dirigente del movimiento.
Los cantos, las consignas, los boletines informativos, los gritos contra los nombres arriba mencionados se mantuvieron hasta las ocho de la noche, una hora antes de que comenzara el toque de queda decretado por el seudopresidente Roberto Micheletti y sus insaciables aliados sedientos de poder, quienes por ahora disfrutan las mieles gracias al velo que han levantado ante los ojos de gran parte del pueblo hondureño. ¿Cuánto tiempo más se contendrá la rabia y el sentimiento de impotencia?
Medios de comunicación involucrados en el golpe de Estado de Honduras y sus ridículos lemas:

El Heraldo–La verdad en sus manos

La Tribuna–Una voluntad al servicio del pueblo

La Prensa–El diario independiente de mayor circulación en Honduras

Radio América–La voz informativa del pueblo

HRN–La voz de Honduras

Canal 10–El canal pensado para educar al pueblo

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que gustes, critica, aconseja o dinos cualquier cosa que desees, pero no olvides evitar ofender verbalmente... gracias.

techieblogger.com Techie Blogger Techie Blogger