Por Marco Antonio Madrid
Escritor y catedrático universitario

Sé le cayó la máscara a los oligarcas y a su séquito de periodistas tarifados. Perdieron el antifaz los achines de la fe. Esos que alejados de la esencia de la religión (Religión. Del latín religio, religare, volver a ligar, volver a unir el alma a Dios) han convertido el púlpito en una caja registradora, y a Dios - como dice Erik Fromm- en el gerente general del universo y compañía.

Todos estos grupos acusaban continuamente al gobierno de querer perpetuarse en el poder, de ser arbitrario e ilegal y de tener planes para disolver el congreso. Ahora ha quedado claro quienes son los golpistas, quienes son los que cierran los medios de comunicación cuando no le son afines, los que disparan a las llantas de los buses donde van los partidarios del presidente de la República para que no puedan llegar a protestar a la capital, los que desalojan las manifestaciones de los pobres a fuerza de culatazos y bombas lacrimógenas, pero cuidan con esmero de los ricos oligarcas que ayer vestían de negro para dar un golpe de estado y ahora de blanco para hablar hipócritamente de paz, democracia y libertad.

Profesando una lógica del absurdo, los oligarcas y sus quema incienso nos dicen que lo sucedido no fue un golpe militar, por que los tres poderes del estado están constituidos y usan eufemismos como: “golpe constitucional”-es decir, es golpe pero constitucional- “sucesión presidencial”. Para hablar en buen romance catracho, yo les digo: mejor cuéntenos una de vaqueros o de golpistas y contéstenle la pregunta al Secretario General de la O.E.A: “No sé como llaman ustedes al hecho de que militares enviados por militares asaltan la casa del presidente, le ponen una pistola en la sien, lo montan a un avión y lo van a votar a otro país.” Eso se llama golpe de estado, señores, y los perpetradores están apostando a ganar tiempo para darnos dentro de cinco meses- o menos- un baño de democracia. Lo que se les olvida es que esas elecciones son nulas por estar organizadas y convocadas por un gobierno ilegítimo, espureo. Menos mal porque los dos candidatos de la burguesía son lobos que aúllan en la misma loma de los golpistas. Para darle a toda esta farsa un matiz de pureza espiritual nada mejor que el papable nacionalista- léase cachureco- que con su afelpada voz llama en cadena nacional a su amigo Manuel Zelaya- vaya amiguito el de Mel- para que no venga a su país y evite un baño de sangre. Ocultando de esta forma a los verdaderos causantes de la tragedia que está viviendo el país. Para darle fuerza internacional al golpe de estado han puesto a un anciano anquilosado en los años cincuenta y que dice ser ministro de relaciones exteriores; este señor con un discurso vulgar y chocarrero se dedica a insultar a las naciones y a los diplomáticos que le piden a los golpistas volver el país a la legalidad. No se ha librado de su ira ni el presidente de los Estados Unidos –aliado histórico de los golpistas- al que ha llamado peyorativamente “el negrito ese”. Hablando de usurpadores, acordémonos de la historia de Damocles en la corte de Dionisio Segundo de Siracusa. Damocles propagaba que Dionisio era realmente afortunado al disponer de tan gran poder y riqueza.

Dionisio, deseoso de escarmentar al adulador, se ofreció a intercambiarse con él por un día. Esa misma tarde se celebró un gran banquete donde Damocles gozó siendo servido como un rey. Sólo al final de la comida miró hacia arriba y observó la afilada espada que colgaba atada por un único pelo de crin de caballo directamente sobre su cabeza. A Damocles se le quitó el apetito y pidió a Dionisio abandonar su puesto. La espada de Damocles es una frase que ejemplifica la inseguridad en se instalan los usurpadores, donde podrían perder no sólo el poder, sino hasta la vida.

En Honduras la cuerda se ha tensado ya hay muertos y gran cantidad de heridos. La presión internacional es total y la resistencia del pueblo es épica. La espada de Damocles pende sobre la cabeza de los golpistas. Se me hace que en noviembre no iremos por la cuarta urna. Iremos por la constituyente.

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que gustes, critica, aconseja o dinos cualquier cosa que desees, pero no olvides evitar ofender verbalmente... gracias.

techieblogger.com Techie Blogger Techie Blogger