Caricatura de Allan Mc Donald fotografiada por Claudia Sevilla

Gustavo Campos

¿Estará contenida en la siguiente reflexión de Ramón Custodio López la solución a la crisis de Honduras generada por el Golpe de Estado?

“La renuncia de Santos ante el parlamento fue inconstitucional, y si podemos reparar el error, que vuelva él y que termine el periodo en el Poder Ejecutivo, eso es volver al cause constitucional.” (Ramón Custodio López. Expresado el 16 de julio de 2009).

¿Realmente podemos enmendarlo? Elvin Santos jamás debió renunciar a la vicepresidencia de la República y aspirar a la candidatura presidencial. El Congreso Nacional, por otra parte, jamás debió aceptar su renuncia. Ambos incurrieron en ilegalidad. ¿Desde qué óptica estatal desconocida nos hablarán siempre los políticos corruptos? Asimismo, Ramón Custodio es cómplice al encubrir ambos actos de violación a la Constitución de Honduras. Ya sabemos que ésta fue manoseada desde antes de existir, en su idea. En la Asamblea Nacional Constituyente ya se analizaba e imaginaba que podría manejarse en el futuro al antojo de quienes constituyeran el poder económico y político. Estos visionarios de la ilegalidad, profetizaron la intención del desmantelamiento de las estructuras del poder político de parte del pueblo hondureño, cuando éste, cansado, pisoteado en su dignidad, exigiera, como dice Camus, “el respeto a sí mismo”, como lo ha hecho cada sociedad sensata en pro de la defensa de sus derechos humanos. En el siglo XXI Honduras ha sido protagonista importante en la Historia. Aún falta averiguar si dicho protagonismo toma el lugar que debiera corresponderle: no tolerar el golpe de Estado y restituir el orden y de paso equilibrar, o por lo menos regular, las desigualdades socioeconómicas de la población. En otras palabras, desbaratar y reorganizar “las normas de vida de la población, en su sistema, en fin, con la organización equitativa económica y social”. Caso contrario, toca la resignación de aspirar nuevamente al protagonismo histórico por el lugar equivocado: su lado oscuro y menos dignificante.

Foucault nos dice que “todo lo que se considera extraño recibe, en virtud de esta conciencia, el estatuto de la exclusión cuando se trata de juzgar y de la inclusión cuando se trata de explicar.” ¿No nos son conocidos ambos fundamentos? Desde la perspectiva de los que gobiernan con impunidad y violan con una fuerza impúdica los derechos inalienables del hombre como son la igualdad y la libertad, del que no creo se salve ningún gobierno; los actuales golpistas, desde su estatuto dominante, de amo, juzgan y reprimen al “insurrecto” excluido de su argumentada validez “legal” (como es el justificado y mil veces explicado Golpe de Estado) que perjudica los intereses reales de la población. No así a su igual, al insurrecto incluido, al que se le explica y justifica. Al que se le protege y privilegia por sobre los demás, en jerga de ricos: al que se le defiende de “los chuñas” y “los chusmas”.

He aquí la justificación de esa contraparte “el hombre se rebelará tanto contra la mentira como contra la opresión”, y, en respuesta a “esa forma-prisión que corresponde a la forma-salario del trabajo” (Foucault), Camus agrega más adelante “exige -el pueblo-, sin duda, el respeto a sí mismo, pero en la medida en que se identifica con una comunidad natural” y “actúa, pues, en nombre de un valor, aún confuso, pero del que, al menos, tiene la sensación de que le es común con todos los hombres”.

Y “en nombre de un valor, aún confuso”, Camus concluye que “la rebeldía más elemental expresa, paradójicamente, la aspiración a un orden”.

Me pregunto, nuevamente, si la reflexión de Ramón Custodio será la solución a la crisis generada por ellos mismos. Y si de verdad creen los golpistas que las soluciones propuestas por ellos (renuncia de Micheletti y el reparo del error al haber aceptado a Elvin Santos como candidato presidencial) serán acatadas por esta comunidad hondureña, “esclava que se subleva por todas las existencia a un tiempo cuando juzga que, bajo este orden, se le niega algo que no le pertenece únicamente a ella sino que es un ámbito común en el que todos los hombres, incluso el que lo insulta y lo oprime, tienen dispuesta una comunidad. “

"Siempre es más fácil robar a un pobre que a un rico". Y a nosotros ya nos han marginado y robado mucho. Nuestra aspiración es, entonces, la de un orden. Por fin, una revuelta popular que tenga por ejemplo la Revolución Francesa.

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que gustes, critica, aconseja o dinos cualquier cosa que desees, pero no olvides evitar ofender verbalmente... gracias.

techieblogger.com Techie Blogger Techie Blogger