Aquí, no apoyamos a nadie, es decir, no estamos jalando de ningún lado, sólo estamos apoyando al PUEBLO, a mi gente, a mi patria, y con ese mismo fin, procuraré expresarme sobre algunos aspectos que ví muy inmaduros y sobre todo tontos en la actitud y desenvolvimiento del ex presidente Manuel Zelaya.


Bueno, enlistaré brevemente cosas que creo que Mel, como autoridad y representante de la dignidad, orden y como ejemplo estético de nuestro país, no debió hacer de manera pública, o sea, como exhibición:

1. Recuerdan el jet que compró para la Fuerza Aérea, el F5. Si recuerdan lo abordó para dar "paseos" con el presidente de la hermana república de Nicaragua. Hizo el "show" de los avioncitos, como si fuera algo para darse lujo de malgastar. Y encima, lo hizo televisado, insinuando "vean catrachos cómo me doy la vida en estos caros aviones que gastan combustible carísimo".


2. Recuerdan cuando nuestro excelentísimo Mel Zelaya se desplazó por las calles conduciendo una flamante y alusinada motocicleta Harley Davidson. Se veía tan "chavo", tan "en onda", cualquiera diría que era una esrtella de rock, pero no, era nuestro recatado presidente, haciendo gala de sus antojos juveniles.


3. Recuerdan el día que Mel decidió que sí era una estrella musical. Ese día, el señor Zelaya, ante los medios de comunicación, quiso expresar sus dotes de artista, y no dudó en tomar una guitarra para que el pueblo supiera que en el poder también "cantaría" como todo un ranchero. Hasta por ahí se hizo una sesión con Polache, porque son "compadres" y hay que apoyar el orgullo hondureño.


4. Recuerdan el concierto privado con Los Tigres del Norte. Vaya, mi presidente sí que sabe pasarla bien a expensas del pueblo, y de remate hace público a todo el mundo lo que a él le gusta hacer, y hasta se puso a taranear como cantante de la banda. Sé que no es pecado gustar de esa música, pero digo yo ¿para qué hacer público algo así justo cuando el país estaba en crisis con los maestros?


5. Bueno, lo anterior fueron niñerías, caprichos de jovencito, que quiso desde antes cumplir y que sólo con el sueldo que obtiene de su cargo podría sacar gusto. Pero ahora debo remitirme a algo que considero muy irreverante de parte de mi presidente. Quien no haya visto a Mel con sus famosos sombreros hondureños, es porque no conoce a Mel. Si éste se perdiera en otro país, lo reconoceríamos por portar un sombrero ranchero. El colmo es que en eventos tan formales, en reuniones internacionales, en cadena nacional y en cada cosa cuando puede, se pone sus sombreros, y para mí y muchos otros, eso es una falta de respeto, sobre todo cuando forma parte de una entidad nacional, el Poder Ejecutivo.


Hasta aquí dejo este tema, porque si doy más temas, se alegran mucho los golpistas y me linchan los de la Cuarta Urna. Yo simplemente soy imparcial y dejo claro que si tiramos pedradas, que sea parejo, que se note el interés por nuestra patria, no por el poder, sino por la tierra que nos vio nacer. Si alguno de mis amigos se ofendió, pues lo siento, yo busco la paz, no la guerra.

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que gustes, critica, aconseja o dinos cualquier cosa que desees, pero no olvides evitar ofender verbalmente... gracias.

techieblogger.com Techie Blogger Techie Blogger