En el año de 1980, un hombre humilde, hijo de Dios, tuvo el valor de defender al pueblo hondureño ante la violencia sanguinaria que el Gobierno arremetía contra los ciudadanos.

La voz de Monseñor Romero, tiene validez, tiene eco, tiene el valor y el sentimiento que nosotros los hondureños debemos tener siempre a diario en cuenta durante este violento fenómeno del Golpe.

Y siempre como hombres de fe, encaminarnos y encomendarnos a las cosas de Dios, para que así, podamos salir de estos conflictos y que ya deje de morir tanta gente inocente en las calles cuando protestan en petición de la paz de nuestra amada patria Honduras.

Si la voz de Mons. Romero tiene eco, nosotros debemos darle más dignidad al pueblo catracho. Si este santo hombre murió por nosotros, ¿qué nos limita a ser partícipes de nuestra propia democracia. Aquí no hay tales de que los dueños del circo quieran dominarnos, humillarnos, asesinarnos, vendernos como huesos a los perros.

¡Honduras, no dejes que un trío de idiotas te joda la vida. Pídele a Dios y apoya la causa!


0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que gustes, critica, aconseja o dinos cualquier cosa que desees, pero no olvides evitar ofender verbalmente... gracias.

techieblogger.com Techie Blogger Techie Blogger