El sábado pasado la ciudad de San Pedro Sula despertó con el tronar de los helicópteros miliares en su espacio aéreo, luego se filtró por la prensa nacional que el alboroto se debía a la presencia de Roberto Micheletti en la 105 brigada de infantería. ¿Qué obligó al señor Micheletti a salir de su búnker presidencial y reunirse con la cúpula militar en la ciudad del norte?, declaraciones oficiales informaron más adelante que era para programar la llegada del presidente de facto a su ciudad natal, El Progreso. Estuvieron reunidos todo el día programando su viaje de 15 kilómetros para finalmente cancelarlo. Sea lo que sea que se discutió, no cabe duda lo sabremos en el transcurso de esta semana.

El día de ayer, lunes, la resistencia ha ganado un aliado que hasta el momento había dado un apoyo tibio la causa popular. Los taxistas a nivel nacional se han sumado a un paro de sus unidades reclamando el pago del bono por ajuste de combustibles que aprobara el Presidente Zelaya. En su momento Micheletti quiso adelantarse a la huelga y anunció un plantón de taxistas en frente de casa presidencial en apoyo a “la democracia” blanca. Inmediatamente fueron desmentidos por el gremio denunciando además que desde casa de gobierno les ofrecieron quinientos lempiras por unidad que se sume al apoyo y números de taxi para los que carecen de los mismos. Lo cierto es que, a pesar que las declaraciones de algunos de los dirigentes a favor de la resistencia han sido muy poco claro, este paro es interesante porque introduce a la crisis el factor económico, y es que en la medida que el combustible sigue subiendo, la economía se ha retraído en un treinta porciento según analistas económicos. La recesión hará que, al igual que los taxistas, otros sectores de la vida económica nacional, que hasta el momento se han mantenido al margen del conflicto, se sumen al reclamo por el retorno del Presidente Zelaya.

Hoy llegó al país la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con el objetivo de inspeccionar la condición de los mismos en el país. Según el Comisionado Nacional Ramón Custodio, vienen en calidad de turistas y espera de ellos imparcialidad, porque según dijo a la prensa, el pueblo hondureño tiene derecho a vivir en paz, en orden, a auto determinarse libremente y a no ser irrespetado por los pueblos del mundo.

Me impresiona el grado de ignorancia en cuanto a Derechos Humanos que manifiesta el régimen y sus aliados mediáticos, que claman a viva voz que la comisión sea imparcial y entender los antecedentes de la “sucesión constitucional”. Según este pedido de imparcialidad, las causas que generaron el golpe justifican la violación a los derechos humanos, y más ridículo aún, pone de iguales a manifestantes y cuerpo armado del estado en el conflicto. Dentro de este reclamo, no es de extrañar las declaraciones de ciertos periodistas que exigen que se investigue las violaciones a los derechos humanos que sufre la policía por parte de los “revoltosos melistas”. Los Derechos Humanos, señores comunicadores, sólo pueden ser violados por El Estado, quien es a su vez el responsable de garantizarlos y perseguir a los responsables de los abusos.

La Embajada USAmericana anunció este fin de semana la salida del país de su embajador Llorens quien, según la fuente diplomática, salió de vacaciones y no a consecuencia del retiro del mismo desde Washington. Micheletti, en otra de sus infortunados comentarios, dijo a la prensa que ojalá y no regrese al país. Según él, el señor Llorens ha perjudicado al país al reconocer a Zelaya como presidente, pero no se atreve a pedir su salida por temor a obtener una respuesta similar a la que diera el embajador de Venezuela, quien dijo que al no reconocer al gobierno de facto, desconocen también su llamado a abandonar el país. En ese sentido tiene razón también el señor Custodio López, la CIDH viene en calidad de turistas, porque al no reconocer al gobierno hondureños, no puede llegar en calidad oficial. La Corte Suprema de Justicia ha declarado que revisará la hoja de vida de la Jueza Maritza Arita, esto luego de su decisión de dejar libre con medidas cautelares a los capturados el martes pasado imputados por el incendio del restaurante Popeyes. Con eso buscan ejercer presión para que, pese a la evidente falta de pruebas y a la independencia de los jueces, se ordene prisión a los procesados por causas políticas.

Eduardo Villanueva, director de facto del Instituto Nacional Agrario manifestó recientemente, que están agotando las salidas negociadas con el grupo de campesinos que mantiene tomadas las instalaciones del INA a nivel nacional desde el día mismo del golpe. Si estas negociaciones no prosperan, pediría a la policía su inmediato desalojo. Esta amenaza por parte del señor Villanueva nos hace recordar uno de los conflictos claves que llevó a la crisis de gobernabilidad que vivimos: La Reforma Agraria y la tenencia de la tierra. Los campesinos se tomaron las oficinas del INA, porque saben que los expedientes de adjudicación están en peligro de desaparecer si dejan entrar a las nuevas autoridades que traen como finalidad terminar con la lucha agraria. Pero se equivocan si creen los órganos represores que desalojar los campesinos organizados de las instalaciones del INA va a ser tan fácil como lo fue desalojar a las compañeras feministas de las oficinas del INAM. Esto podría extender la violencia que hasta el momento se ha centralizado en las urbes, dándole magnitud plenamente nacional a la resistencia.

El día de ayer se realizó la asamblea del Frente de Resistencia en las instalaciones del STIBYS. Al igual que las otras, la dirigencia se dio cita a puerta cerrada discutiendo la situación del movimiento y la estrategia a seguir esta semana, luego de dos horas subieron a la tarima en donde levantaron consignas preguntando a la asamblea si estaba de acuerdo con las acciones previamente acordadas. Da la impresión que la dirección del frente desconfía de la asamblea o teme no ser capaz de controlarla al discutir todo a puerta cerrada impidiendo así su manifestación. Lo cierto es que descontento de las bases es grande y desconfía justamente del “centralismo democrático”. Existe una presión fuerte al interior del frente por desviar la energía de la resistencia a las próximas elecciones. Figuras como César Ham del Partido Unificación Democrática, acuerpados por sectores del Partido Liberal, llaman por la formación de una alianza de hecho (de derecho estaría fuera de tiempo según la ley electoral) para enfrentar los comicios. La idea de las elecciones produce repudio en la mayoría de la gente que apoya la resistencia, se está consciente que hablar del tema, cuando aun no se vuelve al orden constitucional, no hará sino legitimar un régimen que venimos enfrentando a riesgo de nuestra vida desde hace casi dos meses. El llamado al boicot de las elecciones debe ser general en las actuales circunstancias y quien llame a las mismas por parte de la resistencia será visto, sin lugar a dudas, como traidor.

En la carretera que conduce a la ciudad de San Pedro Sula pueden verse los carteles pintados para las anteriores elecciones internas. Todos, en su gran mayoría lucen desgastados y tristes. Llama la atención que hay unos que parecen ser inalterables al clima y el tiempo. Los carteles que dicen: Roberto Micheletti presidente 2010-2014 han sido recién pintados y son los únicos que sobresalen en medio de la crisis política.

¡NO PASARÁN!

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que gustes, critica, aconseja o dinos cualquier cosa que desees, pero no olvides evitar ofender verbalmente... gracias.

techieblogger.com Techie Blogger Techie Blogger