From: ovidiocubias

VENTANA DE PAPEL
Desde New Orleans

Por Félix Ovidio Cubías –

Es una norma, que los funcionarios del Servicio Exterior, ministros, directores, gerentes de las instituciones del estado, acaten las decisiones emanadas de sus superiores, y hagan suyo los lineamientos y estrategias del gobierno al cual representan. Sólo en nuestra irredenta Honduras, es que los servidores públicos con algunos excepciones, hacen lo que quieren y desobedecen las directrices de los altos mandos, rompiendo la unidad de acción del programa estatal. Desgraciadamente, esta conducta se ha convertido en un sistema, que nos mantiene en la anarquía y el descrédito internacional. Poco avanzamos en el desarrollo del país, con estas actitudes que no tienen nada que ver con el profesionalismo requerido y con la modernidad en que debemos vivir.

Lo anterior viene a colación por lo que ocurre a diario en las embajadas y consulados que representan al país en distintos lugares del mundo. Algunos diplomáticos, principalmente enviados a las ciudades de los Estados Unidos, no responden a la línea política del estado hondureño, y los norteamericanos, latinos y hondureños que residimos en esta gran nación, desconocen la política nacional e internacional de Honduras porque los que laboran en el servicio exterior no hacen nada por dar a conocer nuestros asuntos. Pareciera que fueron colocados en esos cargos, para mantenerse en silencio sin defender a su gobierno y al Presidente de la República.

El ciudadano común se pregunta ¿A qué se dedican? ¿Cuáles son sus funciones?

Es muy poco lo que hacen, si consideramos las obras que el gobierno ha realizado en estos tres años bajo la dirección de Mel Zelaya. Varios de estos cónsules han demostrado en esta administración negligencia en la atención al público por lo que no existe justificación para no desempeñar las labores de propagar las ideas del presidente y su gobierno.

No es nuevo para nuestro pueblo, la comisión de actos de corrupción por algunos diplomáticos, que han sido denunciados en la prensa nacional y que, a pesar de ello, continúan en los mismos cargos a pesar de las protestas.

Pensamos que estos diplomáticos son enemigos del gobierno y su presidente por sus acciones. No promocionan las obras importantes realizadas en estos tres años del Poder Ciudadano. Jamás han defendido a Mel Zelaya de los ataques de la reacción nacional e internacional, por el contrario, han hecho coro a las falacias propaladas en contra de los cambios en el país. Atacaron al presidente Zelaya cuando este pronunció un enjundioso discurso en la ONU, cuando viajó a Cuba, por la adhesión a la Alternativa Bolivariana de las Américas, por la aprobación del Salario Mínimo, por el evento ecológico realizado en la Mosquitia, y por el nombramiento de la licenciada Patricia Rodas en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Entendemos que las embajadas y consulados tienen sus funciones propias de representación del país, pero existen actividades de publicidad y propaganda que es necesaria, máxime cuando Honduras se conoce muy poco en el concierto de las naciones del mundo, y con mayor razón, cuando el presidente Zelaya a puesto en práctica medidas progresistas y revolucionarias que ayudan a resolver los graves y profundos problemas económicos y sociales que desde que somos nación sufrimos en carne propia los hondureños.

Otra situación ocurre con otras representaciones diplomáticas que demuestran mejores iniciativas y acciones que dan a conocer las realidades de sus respectivos países. Para el caso los venezolanos, no desaprovechan ninguna ocasión para publicar en los periódicos los distintos avances de la revolución bolivariana. A pesar de la oposición que ellos tienen en algunos países con gobiernos reaccionarios, no escatiman ningún esfuerzo para hacerse sentir y poner en alto el nombre de su patria.

No podían actuar de otra manera estos diplomáticos, si muchos de ellos fueron nombrados por amiguismo con algún padrino de los grandes, sin tomar en consideración sus capacidades, preparación y vocación de servicio a Honduras.

Existiendo tantos medios de prensa en los Estados Unidos, los funcionarios del Servicio Exterior no aprovechan las páginas de ningún periódico para dar a conocer los éxitos, avances, o retrocesos del país al cual se deben.

Con servidores de esta ralea no vamos a ningún lado, y con amigos de esta naturaleza tampoco necesitamos enemigos. Por ello es necesario realizar una reingeniería total en el Servicio Exterior, colocando compatriotas que sí les interesa dar a conocer las bondades del gobierno y los pasos importantísimos que el presidente Mel Zelaya está dando para coadyuvar con el desarrollo de nuestra querida Honduras

La ministra Patricia Rodas, tiene la posibilidad de empezar a cambiar las arcaicas estructuras de las relaciones internacionales, y estaremos con ella, en esta difícil tarea de adecentar esta institución del estado.

Ahora muchos, Embajadores y Consules se han guitado la careta – Traicionaron al Presidente Zelaya, traicionando a Honduras y son Golpistas. Ahora El Presidente Zelaya y nuestra Canciller Patricia Rodas saben quienes son los traidores – enemigos del Pueblo Hondureño. Mencionamos por ahora cuatro: Flores Bermudez en Washington D.C., y Martinez en Chile, la Embajadora en Buenos Aires Argentina, y Ramon Custodio en Belgica y hay más. Por el momento, lo que vemos son muchos “camaleones” agazapados, esperando que “se aclare” la situación en Honduras para, apoyar al “GANADOR” .

Email: ovidiocubias2001@hotmail.com
Vice Presidente de la Asociación Hispana de
Periódistas, Escritores y Locutores de Louisiana.
(A.H.P.E.L.L.A.)
Miembro de la Louisiana Press Association. (L.P.A.)
Miembro de la National Association of Hispanic Journalist con sede en Washington, D.C. (N.A.H.J.)

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que gustes, critica, aconseja o dinos cualquier cosa que desees, pero no olvides evitar ofender verbalmente... gracias.

techieblogger.com Techie Blogger Techie Blogger