Tengo muy buenas ideas como para desperdiciarlas de esa manera señor Michi. Dígame usted si no tengo razón. No nos engañemos. Uno puede escribir, escribir y escribir. Uno puede seguramente tener muchas ideas y desparramarlas entre relatos que al final no lo llevan a uno a nada. Por ejemplo, ahora mismo veo que el tema político lo tiene a usted entre la espada y la pared. Señor Michi usted se ha buscado verdaderos problemas. Le voy a explicar el motivo de mis retinencias literarias señor Michi. Hay gente que puede ser para mi ego muy dañina señor Michi, acaso pueda yo pensar que nadie me entiende y que soy el que tengo la razón o alguna locura semejante a las que he observado por allí. Es para mi una fobia señor Michi.

Vivimos tiempos difíciles señor Michi, donde lo ideal es despojarnos de todo miedo y decirle al militar que se despoje de sus armas y que levante los puños. Señor Michi no se alarme, es que me ha parecido injusto que estos compitas se sientan importantes, pero no señor Michi, no les permitiría el honor de volarme los sesos y es aquí donde usted y yo nos ubicamos en mismo plano y ciertamente a mi las posibilidades me sonríen. Mientras los compitas reprimen al pueblo, otros compitas están convencidos de las mentiras que su gobierno pregona hasta el cansancio. Entonces usted y yo estamos en medio de estos dos tipos de compitas que al final también son el pueblo hondureño. Yo sé, yo sé señor Michi que esto sueña prejuicioso y hasta discriminatorio. Como que percibo un gesto de ironía en la cara de algún cuarentón fracasado. Pero es para mí muy difícil ponerme al “servicio de” en una patria donde muy a mi pesar lo único que puedo ser es miembro de una masa indignada que es perseguida a toletazos por compitas y observada por otros compitas que ansían contemplar las caras de esos “chavistas” golpeadas o cerebros desparramados en alguna acera y sentirse a la vez en el mismo estatus de sus jefes, que cada quien haga lo que usted le permita hacer señor Michi, al fin y al cabo no me importa.

No tengo yo voz señor Michi y no me interesa. No tengo yo manera de expresarme señor Michi y es que a mi la política no me importa señor Michi, se lo juro, no me importa. Yo deseo salir de este medio a la menor oportunidad ¿ratas abandonando el barco dice usted? No, no, usted no entiende señor Michi y es ese el gran problema. Usted no entiende. No entiende. Las únicas ratas aquí son ustedes y todos sus seguidores. Nosotros somos "aspirantes a genios" señor Michi. Hasta el treintañero fracasado, hasta ese aspira a que nosotros lo reconozcamos con una buena paliza, hasta él aspira a la inmortalidad de un inmortal golpeándolo. Tengo muy buenas ideas como para desperdiciarlas de esa manera señor Michi.

Usted no entiende le vuelvo a repetir. A mi la política no me importa. Pero usted señor Michi me está fastidiando en toda manera. Me está haciendo voltear la vista hacia ese montón de compitas lameculos y eso me pone furioso. Contemplar tanta estupidez ahora con el verdadero poder de matarme es ciertamente indignante, alarmante, desesperante ¿ve usted que riqueza de lenguaje tengo señor Michi? pienso que si yo pudiera hacerlo buscaría un equilibrio en todo esto. No hay que negarlo, no hay que negarlo, hay gente que está dispuesta a morir con un par de militares en su cuenta señor Michi, gente que necesita cargarse a un par de compitas pues ya no creen en la justicia. Si todavía estuviera vivo el padre X, nosotros ya estuvieramos armados dicen por el occidente. Así como regresaron ellos, regresaríamos nosotros. Pero de eso yo no puedo decir nada señor Michi. La violencia no es la salida dice usted. Entonces no mate al pueblo por la gran puta, ya resultó usted peor que ese sujeto de Suramérica. Recuerde que todo el mundo nos hemos cagado de la risa a costa de Mel Zelaya más de alguna vez en el pasado, pero al buen Mel por un oído le entraba y por otro le salía. Pero usted señor Michi, usted señor Michi, es un Hugo Chávez en pantalones cortos, con la diferencia que el verdadero pueblo no está con usted señor Michi.

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que gustes, critica, aconseja o dinos cualquier cosa que desees, pero no olvides evitar ofender verbalmente... gracias.

techieblogger.com Techie Blogger Techie Blogger