El apoyo abierto del Partido Nacional deja bajo relieve de que hay una situación oculta tras él, porque es raro que el principal partido de oposición, ante algo tan impopular y controversial cómo es el golpe de Estado, lejos de atacar al Partido Liberal ó al menos mantenerse al margen, se ha unido de forma clara al golpe de Estado.

Uno se preguntará, ¿qué interés tendrá el Partido Nacional ante este cercenamiento a la democracia?, pues esto nos hace recordar en la temporada de la campaña interna del Partido Liberal, en que se acusaba a Micheletti se aliarse con el Partido Nacional, Micheletti lo negaba, a pesar de que habían claros indicios de una alianza entre él y los nacionalistas, al punto que los nacionalistas le apoyaron en todo en el Congreso Nacional desde ese entonces, practicamente convirtiéndose en un solo partido la bancada liberal y la nacionalista.

No se duda de que Micheletti es alguien rencoroso, claro ejemplo lo que hace contra Canal 36, vemos poco probable de que no sienta algun rescremor en contra de Elvin Santos por haberle ganado las elecciones internas del Partido Liberal, apagándole el sueño a Micheletti de ser Presidente de la República, ya que él mismo sabía que no iba a tener una segunda oportunidad de llegar a la presidencia de forma democrática, claro está.

En el golpe de Estado hay división en el Partido Liberal, pues solo lo apoya la cúpula y un reducido grupo de políticos liberales, mientras otro grupo de políticos liberales, las bases, y evidentemente según se mira en las marchas, el electorado liberal están en contra, ó sea claramente el golpe es más repudiado que apoyado dentro del liberalismo.

Pero en el Partido Nacional se aprecia un apoyo sin fisuras a este golpe, y es algo que llama la atención, porque al principio se creía que la colaboración nacionalista en el golpe de Estado era un simple oportunismo, pero vemos que va más allá esto, porque después del golpe lo siguen apoyando.

Pepe Lobo en la semana de la encuesta de opinión dijo primero que fuera quién quisiera a participar en la encuesta, pero sale publicado un día antes de la encuesta retractándose y pidiendole al nacionalismo no ir, y quedarse en sus casas, algo que hace pensar de que Pepe Lobo sabía que venía el golpe de Estado.

Luego del golpe de Estado, Pepe Lobo públicamente mantenía una opinión neutral, pero todos sabemos que Pepe Lobo es un político con doble discurso, porque dice una cosa, pero en la práctica hace otra, evidentemente él apoya al golpe, no creemos que sus diputados, y todo el poder del Partido Nacional iba a apoyar y formar parte del golpe de Estado desacatando la posición de su candidato presidencial.

Inteligentemente Pepe Lobo buscó públicamente estar en un bajo perfil en este conflicto y decía que era un “conflicto entre liberales”, algo que todos sabemos que no es así.

Se quitan la capucha

El golpista Ricardo Álvarez, luego de recibir 75 millones de lempiras por parte del gobierno de facto, y de ser vinculado cómo financista de las marchas de las camisas blancas, públicamente reconoció al golpista Micheletti cómo Presidente Constitucional, y aceptó su participación en las marchas de las camisas blancas (abiertamente aceptó ser golpista), no hay que olvidar que Ricardo Álvarez es el Presidente del Partido Nacional, por lo que se interpreta que ese dinero lo recibió cómo Presidente nacionalista y no cómo alcalde de la Capital.

Y la situación es aún más evidente cuando Pepe Lobo pretendió inaugurar un puente en Lempira, y uno queda, ¿qué tiene que estar haciendo Pepe Lobo alguien que no forma parte de el gobierno de facto (al menos se supone) inaugurando obras?, peor cuándo son obras que hizo el Presidente Constitucional de Honduras.

Esta situación claramente vincula a Pepe Lobo con el gobierno golpista, y si se fijan el que ha sido fuertemente atacado por golpista es Elvin Santos y no Pepe Lobo.

Lo que habría detrás de las cortinas

El apoyo claro del Partido Nacional a este golpe solo indica de que lo hace porque les conviene, no solamente por la oligarquía que defienden, si no que también políticamente.

¿Por qué Micheletti le pidió la presidencia del partido a Elvin Santos?, pues para tener control del mismo y tener acceso de las arcas liberales para echar mano, este hecho demostró además de que logró controlar a Elvin Santos y lo convirtió en un nuevo juguete para él, tan así que violó los Estatutos del Partido Liberal, y a pesar de ser Presidente de facto, Micheletti no suelta la Presidencia del Partido.

Las ambiciones de Micheletti de ser Presidente de Honduras no son secreto para nadie, y el golpista sabía que la única forma de llegar a la Presidencia era dando el zarpazo, y convenció a Elvin Santos a apoyarlo y ser parte del mismo, además de todo el esquema golpista que el mismo Micheletti se fabricó desde el poder de la Presidencia del Parlamento.

Lógicamente Micheletti con esto asesinó políticamente a Elvin Santos, máxime con la torpeza del mismo candidato liberal que no supo ver que por andarse metiendo en golpes de Estado iba a perder toda posibilidad de ganar las elecciones, beneficiando claramente a Pepe Lobo, quedando cómo el tonto de la película.

El efecto contra Elvin Santos es claro, de figurar con 48% de intención de voto ha bajado a 17%, de tener una clara ventaja sobre Pepe Lobo, pasó a estar muy debajo de él y contando.

Aprovechando la coyuntura golpista de la oligarquía, y una cúpula militar corrupta, quién para rematar es estudiada en la Escuela de las Américas, lo que facilitó que Micheletti junto a los militares dar el golpe y usurpa al Poder Ejecutivo, cumpliendo su ambición y lo que le interesaba, Micheletti es alguien que solo piensa en si mismo, y a cualquiera puede traicionar, si no miren el tamaño de la traición que le hizo al Presidente de la República, dándo este mal parto llamado golpe de Estado.

Es más no sería de extrañar que practicamente forzó a Santos a renunciar a la vicepresidencia (renuncia inconstitucional según dicen algunos analistas) de forma intencional, para dajarle la vía libre a él a ocupar el Ejecutivo si Mel quedaba fuera de la Presidencia.

Cualquiera sabía, bueno cualquiera menos Elvin Santos, que el golpe de Estado iba a dividir profundamente al liberalismo, favoreciendo a los nacionalistas, no es secreto para nadie la popularidad del Presidente Zelaya, claramente acá quiénes tienen toda la de ganar son los nacionalistas, y Elvin Santos por torpe se quemó en la hoguera política.

El electorado liberal irá para algún lado, pero el problema es si se divide en 3 partes, una pequeña que se mantenga fiel a Santos, otra que apoye a César Ham, y otra a Carlos H. Reyes, con tal división, el Partido Nacional que se mantiene unido, y aunque pierda caudal por golpista, ganaría las elecciones, aunque claro se sabe que no serían elecciones limpias si se hacen bajo el gobierno de facto.

Ó sea un golpe de Estado que practicamente le daría las elecciones a Pepe Lobo, claro, si no es que el liberalismo evita esta jugada, se restituye el orden Constitucional y se provoque la sorpresa.

¿Cómo evitar tal cosa?

El liberalismo tendría que apuntar hacia una sola dirección, y de momento parece ser la más viable la de Carlos H. Reyes porque se mira con mayor fortaleza, al ser independiente él captaría votos independientes si da una muestra de fuerza y realiza una buena campaña política, resaltando el ataque al golpe de Estado, y de esa forma lograr un caudal político capaz de derrotar al Partido Nacional, relegando a Elvin Santos a una tercera posición.

Otra salida para los liberales es destituir a Elvin Santos de la candidatura y poner a un candidato con aceptación y antigolpista, de manera que logre unir al partido, y evitar la victoria del golpista Lobo Sosa.

Esta será otra lucha, limpiar el sistema de GOLPISTAS, e impedir que otro golpista llegue a el Poder de la nación.

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que gustes, critica, aconseja o dinos cualquier cosa que desees, pero no olvides evitar ofender verbalmente... gracias.

techieblogger.com Techie Blogger Techie Blogger