Cinco veces a ido Zelaya a Washington, y es que donde manda capitán no manda marinero, todos sabemos muy bien que si hubo golpe de Estado es porque el mismo fue tolerado por gente de la administración Obama, ahora el pueblo comienza a cansarse y espera que la farsa se termine lo más pronto posible.

En días pasados leíamos que le habían recomendado a la Canciller Clinton que reconociera el golpe como tal, y se espera que haya una respuesta pronto, aunque sería interesante ver que sucedería si esa respuesta no se da. La resistencia, que cada día se refuerza más, dice que ha llegado el momento para luchar por una Constituyente que cambie esa constitución hondureña tan poco democrática.

Cómo entre el martes y miércoles se espera el anuncio, valdría la pena comentar qué sucedería en caso de que USA declarará "que si hubo golpe de Estado" (por favor lectores no se rían que de repente la declaración podría salir en el año 2050), pues nada más y nada menos que cortar toda la ayuda hacia Honduras, cancelación que se agregaría a las primeras sanciones que se reflejaron en el corte de ayuda directa al país y la cancelación de las operaciones militares en Palmerola.

Según las leyes estadounidenses niunguna ayuda se puede brindar a los gobiernos que deponen por golpe de Estado o por decreto un gobierno legalmente constituido. La prudencia del imperio ha sido mucha y se han tomado dos meses abundantes para reconocer algo que para los hondureños fue evidente desde el primer día.

Mientras tanto Micheletti, de manera irresponsable, repite como alucinado "no le tememos al embargo de nadie" "podemos salir sin la ayuda de otros países" pero él sabe que miente. Basta analizar la composición del presupuesto hondureño, la incapacidad de pagar sueldos o comprar medicinas para los hospitales, basta verificar en cuánto han disminuido las reservas, basta entrevistar a los financiadores del golpe (la empresa privada) para desestimar las imprudentes declaraciones del sr. Micheletti.

En el golpe tenemos varios actores: la imagen institucional representada por Micheletti, la imagen represora representada por las FFAA y la policía, los cómplices y los financiadores (la empresa privada).
La empresa privada y el gobierno golpista están nerviosos, nerviosos porque le temen al bloqueo comercial; el mismo presidente de la ANDI, Adolfo Facussé, que hace algunos meses declaraba que Zelaya era "amigo de la empresa privada" ha declarado publicamente que el principal temor de los "empresarios" es que se cierren las fronteras comerciales de USA y Centroamérica. Es por ello que insisten en que no pueden sacar a Honduras del CAFTA y por ello se explica su reacción ante las palabras del presidente de la Rpca. Dominicana.

Facussé declara sin tapujos "Si quedamos fuera del CAFTA (tratado de libre comercio regional) eso si sería la ruina para el país", agregando que cree que tal escenario es improbable. Por "dignidad" declara "los empresarios están dispuestos a comer tortilla con frijoles" y "aguntar".

El problema es que los hondureños conocemos muy bien de que pasta están hechas esas familias golpistas: "gentes" que unicamente están interesadas en enriquecerse, que han vivido con dobles contabilidades, que pagan sueldos de hambre, que han elaborado (por medio de sus representantes a los que financian) las leyes que les favorecen más, estableciendo de hecho una corrupción legal. Empresarios que se niegan a pagar impuestos, empresarios que boicotean el derecho constitucional impidiendo a sus trabajadores formar sindicatos; empresarios que viven en Honduras sin vivir en el país, país que desprecian pero que bien les sirve para aumentar sus ganancias. Entonces no es verdad que esa gente "comería tortillas y frijoles".

La verdad es que los golpistas tienen miedo y prefieren resistir antes que enfrentarse a señalamientos jurídicos por haber perpetuado el golpe de Estado. Por eso Micheletti y todos sus asociados le han apostado a las elecciones del 28 de noviembre, ellos piensan que una vez elegido el nuevo presidente la comunidad internacional va a olvidar el golpe y va aceptar el nuevo presidente, se van a restablecer las relaciones y todo retornará a su cauce normal. Esa es la verdad de la negativa. Una prevención más que una certeza ya que el mismo golpe fue dado con el aval de la CSJ y apoyado por una parte de la clase media "equilibrista" que, paulatinamente ha ido incubando un terror hacia Chávez hasta el grado de llegar a creer la propaganda que con mucha arte les han ido vendiendo los mismos que han encabezado el golpe.

Por su parte la resistencia sabe que debe trabajar para lograr la convocación a una Asamblea Constituyente pues son los mismos golpistas los que han abierto las puertas a esta posibilidad al violentar la Constitución, pero esto es solamente el inicio de un camino cuesta arriba, no será la Constituyente ni será una nueva Constitución la que por arte de magia construya una nueva Honduras. Es difícil remontar la cuesta si cuando vamos a legir a un nuevo gobierno estamos escogiendo únicamente, entre todos esos pretendientes, a los que se embolsarán el monto de nuestros impuestos.

Los hondureños necesitamos un cambio de ruta en donde se paguen relaciones sociales justas en lugar de relaciones sociales corruptas, siempre se nos ha dicho que somos un pueblo aguantador, hoy pareciera que eso ya está pasando a la historia. Con este golpe hemos perdido todos, este golpe ha representado el fracaso de 27 años de trabajo para que el ejercito limpiara su cara. La ambición de un grupo nos ha traído al eccenario todo el horror de los años 70, horror que jamás pensamos se pudiera repetir nuevamente por el avorazamiento del grupo que el 28 de Junio quebró el orden constitucional del país.

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que gustes, critica, aconseja o dinos cualquier cosa que desees, pero no olvides evitar ofender verbalmente... gracias.

techieblogger.com Techie Blogger Techie Blogger