Hace muchos años, quizá siglos, los periódicos eran órganos al servicio de los partidos políticos, expensados por suscritores y lectores y su publicidad pagada era insignificante. Hoy la “gran prensa” capitalista, una industria moderna más, se sostiene fundamentalmente por los contratos de publicidad. Los subsidios más o menos disfrazados, exenciones de varia índole y otros ingresos proporcionales a la fuerza y al número de lectores del medio. Hay en nuestro país “grandes medios de publicidad” que cobran más por lo que callan que por lo que dicen, pues su ética periodística no difiere mucho de la muy holgada del comercio, ya que se trata de hacer redituar al máximo una inversión de dinero como otra cualquiera y no de servir causas sociales.

Un amable lector nos preguntaba las razones que llevan a medios de publicidad como el diario de hoy, La Prensa Gráfica, El Mundo y TCS Noticias a ser tan claramente parciales a los anteriores regímenes areneros. Le explicaba que tales medios responden a intereses de clase, es decir a la oligarquía, al poder económico; los propietarios, al igual que sucede en Colombia, Ecuador, Argentina o Venezuela, nunca apoyarán a un gobierno de izquierda porque los cambios, por más leves que sean, que promueven los consideran contrarios al sistema o como lo expresan públicamente “contra la democracia, las libertades y el Estado de Derecho”. Si a un régimen “se le ocurre” ir contra tales postulados, es decir regular el mercado, poner controles de precio, limitar las ganancias de las grandes empresas, ponerles más impuestos, combatir la corrupción, la evasión fiscal o frenar las licitaciones amañadas, vienen las conspiraciones y hasta los golpes de Estado, como acaba de ocurrir precisamente contra el presidente José Manuel Zelaya Rosales, en Honduras.

La multiplicidad de tendencia y opiniones en la prensa industrial refleja, por el otro lado, la contradicción entre los grupos de interés que buscan, cada uno, tener un medio de presión en su propio órgano de difusión. Las empresas publicitarias (reitero que en El Salvador están aglutinados en la Asociación Salvadoreña de Medios de Publicidad) de espíritu moderno disfrazan su política mercantil asignando un margen de libertad, más o menos amplio, a los colaboradores para que, dentro de él, se muevan y maticen las páginas del periódico con una diversidad de puntos de vista, siempre limitados por el interés económico de la compañía editora, que se identifica con el de sus anunciantes o del grupo político al que le convenga servir. Los tontos útiles que mantienen estas columnas se consideran “analistas”.

En la actualidad, el gobierno “trata de calmar” las arremetidas y ataques de los medios de publicidad, otorgándoles una generosa “contribución” en la pauta publicitaria; pero eso es engañoso y lo podemos observar cómo se produce la doble moral en al menos dos medios: en el diario de hoy, el dinosaurio director continúa con sus ataques virulentos en su línea editorial, mientras el “heredero” mantiene alegres conversaciones con el señor presidente; TCS noticias lleva de invitados a sus entrevistas matutinas a diversos funcionarios del régimen; pero también de manera perversa carga las fichas en su contra al favorecer a políticos de oposición e ignorar noticias y proyectos de impacto como el plan del Vaso de Leche a los escolares del país anunciado por el primer mandatario en la inauguración de la Feria Ganadera de Santa Ana.

Los medios de publicidad en este país también tienen una doble moral cuando hablan de “respetar la libertad de prensa y de expresión del pensamiento”; son “duros” al condenar la más leve mención a “controlar” algunos mensajes “en contra de la moral pública”, como lo expresó el Ministro de Gobernación. Todas las baterías se cargaron en la persona del funcionario, cuando actuando en completa legalidad y con base en la las leyes de la República, no hizo más que formular un llamado y emitir una sugerencia. “Así comenzó Hugo Chávez (nuevamente la mención de un presidente temido por los grupos oligárquicos del continente) y después clausuró un canal de televisión”, escribió en un editorial el dinosaurio de el diario de hoy. Lamentablemente las comunicaciones del gobierno dejan mucho que desear y no han podido de manera elegante y eficaz salir al paso a tan calenturientas posiciones de la derecha recalcitrante. Son tan de doble moral que condenan insinuaciones como las formuladas por el titular de Gobernación; pero callan o solapan los virulentos ataques contra los periodistas, las censuras a medios de difusión y otras fechorías que está cometiendo el gobierno de facto en Honduras contra el libre ejercicio del periodismo y la libertad de expresión y de movilización de los habitantes.

En la distribución de la pauta publicitaria, los responsables no están procediendo de manera imparcial, pues se está discriminando a un medio que durante la campaña electoral apoyó fuertemente al partido FMLN y al candidato Funes; más allá de estas consideraciones que deberían ser válidas, está el hecho que Radio Cadena Mi Gente, tiene mucha audiencia a nivel nacional y por lo tanto los mensajes publicitarios divulgados por esta emisora, lograrían el efecto deseado. Ojalá la decisión de no concederle anuncios no sea una especie de “revancha” por las críticas constructivas emitidas por su director y propietario, por cierto muy justas y apegadas a la realidad, pues lo que exige al gobierno es la expulsión de su gabinete de funcionarios como embajadores, cónsules y “asesores” de direcciones y autónomas claramente definidos como miembros y activistas del partido Arena.

Esperamos rectificación en éste y otros aspectos para juzgar al gobierno por sus próximos resultados y no adelantar juicios. Los salvadoreños de espíritu progresista debemos desear que se establezca una clara definición con respecto al papel de los medios, no para ser simples repetidores y propagandistas de la labor gubernamental, como ha sucedido estos años anteriores, sino para que informen con objetividad y critiquen con profesionalismo todo hecho o circunstancia que efectivamente atento contra los intereses de las mayorías poblacionales y no simplemente contra los privilegios de la oligarquía.

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que gustes, critica, aconseja o dinos cualquier cosa que desees, pero no olvides evitar ofender verbalmente... gracias.

techieblogger.com Techie Blogger Techie Blogger