Los militares hondureños utilizan un "aparato un poco raro" en un esfuerzo por sacarlos de ahí.

Por Belén Fernández
The Narco News Bulletin
Traducción: Fernando León
Read this article in English
Fotos: Reuters

Tegucigalpa, Honduras.- La edición del 22 de septiembre del noticiero vespertino Abriendo Brecha mantuvo un recuento actualizado de la TeleEncuesta vía teléfono celular del día, marca distintiva del Canal 10. La pregunta era si los espectadores pensaban que el gobierno golpista de Roberto Micheletti había obrado bien en no asaltar la embajada brasileña, que en la actualidad hospeda al reaparecido presidente de Honduras Mel Zelaya. Las respuestas oscilaron entre un 93 y 94 por ciento de aceptación. Según el locutor y propietario del Canal 10, Rodrigo Wong Arévalo, el 6 ó 7 por ciento que no estaba convencido de la actuación del régimen enfatizaba la necesidad de una rápida solución a la crisis política. Esta solución podía ser una de éstas tres: la salida de Zelaya del territorio hondureño; la renuncia de Zelaya a sus aspiraciones de retomar la presidencia; o la comparecencia de Zelaya ante un tribunal.

En el inicio del programa, Wong subrayó las noticias destacadas para esa noche. En ellas aparecía una fotografía del interior de la embajada brasileña —la que prometió que demostraría que, a pesar de la falta de habitaciones, Zelaya estaba extremadamente cómodo— prueba para los brasileños angustiados de si Zelaya estaba en su embajada. El siguiente destacado consistió en el testimonio de un funcionario en Brasil; el anterior a éste consistió en una fotografía de Zelaya durmiendo, completamente vestido, con los pies en una silla y con su sombrero de vaquero en el rostro. Wong especificó que el sombrero fue colocado así para evitar los rayos solares, sin embargo, no especificó si la pijama de Zelaya se había quedado en Costa Rica. Para que el alojamiento no pareciera demasiado lujoso, Wong recordó que al menos la embajada tenía electricidad, un hecho que a menudo dependía del generador de la embajada cuando los militares cortaban la energía del edificio. La foto fue seguida por la carta de un espectador donde preguntaba si la incitación que hacían otros medios de comunicación —que habían planteado la posibilidad de que las Fuerzas Armadas de Honduras entrarían a la Embajada de Brasil— calificaba realmente como periodismo.

Wong —Director Ejecutivo del Canal 10 y propietario de varias revistas sobre moda, deportes, y turismo— continuó con su propia interpretación del periodismo, mientras mostraba otra foto, ésta representaba a los compañeros de Zelaya durmiendo en el suelo y en sillas, bajo un cartel que decía "Brasil". Horrorizado ante la escena de la embajada, Wong objetó que las sucias personas que dormían no estaban pagando renta y que incluso algunos de los hombres que estaban durmiendo estaban abrazando a otros hombres igualmente dormidos. A pesar de que en la embajada todos dormían, Wong continuó caracterizando a la embajada como un centro de incitación y de agitación. Tal vez el efecto de somnolencia fue producto de los esfuerzos militares para expulsar a los partidarios de Zelaya de los alrededores de la embajada antes del amanecer con gas lacrimógeno y balas de goma. En cuanto a una entrevista grabada con Luiz Inácio Lula da Silva transmitida en Abriendo Brecha, el presidente brasileño se abstuvo de pedirle a Zelaya que cooperara con la renta o la electricidad, instándolo, en lugar, a que se abstuviera de crear un pretexto para la violencia golpista.

Cuando Lula reiteró que los golpistas debían dejar el gobierno, Wong desestimó el pronunciamiento calificándolo como la opinión personal de Lula, destacando que las opiniones de otros están registradas en los diarios brasileños. Los siguientes minutos de la transmisión fueron dedicados a secuencias de vídeo de periódicos en línea en portugués, mientras que el que operaba el mouse de la computadora del Canal 10 intentaba sin éxito dar clic en la foto de Zelaya recostado. Finalmente, el operador del mouse cambió a una foto donde se mostraban la Embajada de los Estados Unidos en Tegucigalpa y un artículo en español que hablaba sobre la posibilidad de transferir la custodia del presidente hondureño a otras nacionalidades, lo que quizás es una de las razones por las que el funcionario brasileño se opuso a la presencia de Zelaya en su embajada, utilizando el término de "papa caliente".

Una de las razones por las que vi el Canal 10 por 1.5 horas de ayer fue por el toque de queda impuesto por el régimen de Micheletti, que llevaba ya 42 horas seguidas. El anuncio del toque de queda me hizo pensar el haber elegido una pensión sin ventanas del centro de Tegucigalpa. La guardia durante el toque de queda estuvo a cargo de un empleado de 60 años de nombre Pedro, quien disfrutaba monopolizando la televisión y se regocijaba con la restricción de la circulación de la clientela, ya que, de ese modo no tenía que tomarse la molestia de abrir la puerta a nadie. Sin embargo, ayer por la mañana me dejó salir del hotel enfatizando que podía ser arrestada, robada o asesinada.

Volví al hotel por la tarde para encontrar a Pedro en la recepción viendo el Canal 8, que había reunido una serie de fotografías de todas las cosas que hicieron de Zelaya un mentiroso, apoyadas por música de fondo optimista y el sonido de una caja registradora. Pedro asintió con la cabeza en cada imagen y facilitó algunos pies de foto para ellas, tales como: "El caballo de Mel", "los leños de Mel", "el sombrero de vaquero de Mel" y "el avión del gobierno hondureño en el que Mel llevó a su hija a Nueva York". Tras la serie de fotos de Zelaya —aún sin habérsele incoporado la de "la cama de Mel en la Embajada de Brasil" —se incluyó un tributo a Micheletti, el cual incluía fotografías de mujeres sosteniendo bebés.

Ayer en una entrevista grabada de Abriendo Brecha, Micheletti insistió en que los dormitorios de Zelaya no se verían perturbados y recordó que su gobierno siempre ha estado abierto al diálogo, el único problema es que nadie quería escuchar. Cuando el equipo de noticias de Abriendo Brecha comenzó a describir un nuevo “aparato un poco raro” usado por los militares hondureños, hizo que Pedro aplaudiera y se preguntara que tipo de tecnología habían inventado ahora los Estados Unidos. Finalmente el aparato raro fue revelado como un sonar capaz de producir sonidos terribles que causan angustia física y mental. Parece que Micheletti al fin había encontrado una forma para hacer que la gente escuche.

Cuando el instrumento apareció en pantalla, era lentamente transportado en la parte trasera de una camioneta de las Fuerzas Armadas de Honduras a la Embajada de Brasil. En la lista de las funciones del sonar, Rodrigo Wong Arévalo olvidó añadir el de “alarma”. Mientras tanto, en el hotel se llevaba a cabo una manipulación igualmente desagradable de las ondas, donde un retraso entre los televisores del piso de arriba y el de abajo —ambas sintonizando el Canal 10— significaba que cada expresión se escuchaba dos veces, incluso hasta tres si Pedro tenía la necesidad de repetirla.

La transmisión de Abriendo Brecha de ayer terminó con el anuncio de que los compañeros de Zelaya al interior de la embajada lo habían abandonado, mostrando un vídeo de un camión saliendo del lugar. La conclusión fue posteriormente ajustada con la información que, de hecho, un puñado de compañeros menores de edad habían sido sacados de las instalaciones; seguramente aún permanecen adentro los homosexuales durmientes.

Parte del arsenal de temas inventados por los medios hondureños que seguirán siendo explotados con el fin de distraer la atención de las legítimas aspiraciones populares del cambio constitucional.

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que gustes, critica, aconseja o dinos cualquier cosa que desees, pero no olvides evitar ofender verbalmente... gracias.

techieblogger.com Techie Blogger Techie Blogger