Por FREDDY CUEVAS

Los empresarios hondureños están dispuestos a apretarse el cinturón ante las dificultades que vislumbran por el recorte de la ayuda estadounidense a raíz del golpe de estado del 28 de junio pero no a permitir el retorno del presidente derrocado Manuel Zelaya.

En tanto, los partidarios de Zelaya mantienen la esperanza de que su líder regresará pronto.

Amílcar Bulnes, presidente del Consejo de la Empresa Privada (Cohep), la patronal que aglutina a 62 gremios, afirmó el domingo a la AP que ante las perspectivas adversas, "la única forma de salir bien librados es con nuestros propios recursos y defendiendo nuestros propios intereses".

"El retiro de la asistencia norteamericana es un mensaje claro que en política no hay amigos ni enemigos permanentes... el que ayer fue amigo, en estos momentos no nos trata como amigos. Por lo tanto, los hondureños debemos ser amigos y hermanos de nosotros mismos", añadió.

El empresario declaró que al conocer el jueves la determinación del gobierno de Washington de suspender la ayuda no humanitaria a Honduras, "de inmediato iniciamos nuevas acciones para buscar recursos en otras fuentes porque el gobierno deberá cancelar algunos programas y rediseñar otros para resolver los problemas". Honduras destina a Estados Unidos por lo menos el 60% de sus exportaciones.

Otra decisión del empresariado es aumentar las exportaciones a Centroamérica, con un mercado superior a los 6.300 millones de dólares al año. En el 2008 Honduras exportó al istmo 828 millones de dólares.

La asistencia estadounidense es de 260 millones de dólares en cinco años hasta 2010, especialmente de la Cuenta del Reto del Milenio creada por Estados Unidos en enero del 2004. Los fondos se usaban en construir dos importantes carreteras y beneficiar a 34.000 pequeños agricultores hondureños.

Lo pendiente por desembolsar para el resto de 2009 son 28 millones de dólares, tras invertir 98 millones este año. Otros 90 millones de dólares quedan en suspenso junto a 18 millones de asistencia militar congelados en julio.

El presidente de facto Roberto Micheletti lamentó en un comunicado la determinación de Washington, pero afirmó que su plan es continuar en el gobierno y el proceso electoral que decidirá en noviembre a su sucesor.

La oficina de la Cuenta del Milenio en Honduras dijo en un comunicado que se perderán al menos 60.000 empleos en la agricultura y 200.000 beneficiarios directos de los caminos rurales no tendrán acceso a los mercados y servicios sociales.

El líder del Frente Nacional Contra el Golpe de Estado, Rafael Alegría, dijo a la AP que "el regreso de Zelaya es inminente", aunque hasta ahora han fracasado todas las mediaciones diplomáticas auspiciadas por la comunidad internacional para permitir el regreso del líder.

Alegría dijo que agradecen las presiones de Estados Unidos "para castigar a los golpistas, pero la situación sólo la revertirá el pueblo por medio de su resistencia a Micheletti y los militares".

"No sabemos cuando será el día del triunfo, pero habrá triunfo", subrayó.

Los simpatizantes de Zelaya tienen 71 días consecutivos de manifestarse en las calles de las ciudades hondureñas repudiando el derrocamiento de Zelaya.


Fuente: AFP

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que gustes, critica, aconseja o dinos cualquier cosa que desees, pero no olvides evitar ofender verbalmente... gracias.

techieblogger.com Techie Blogger Techie Blogger