Israel Serrano

La desinformación y las bofetadas destinadas a callar las voces de aquellos que piensan, son algunas de las características omnipresentes de los autores del Golpe de Estado en Honduras. No podemos obviar a los docentes e intelectuales de la esfera pública y de los problemas que afectan la política, pues a través de ellos trasunta las bases de la cultura y la producción del conocimiento. Al igual que el poeta, adquieren una conciencia de lo que dicen, hacen y escriben como también, de sí mismos.

A los intelectuales y a los docentes, no hay que temerles. Seguramente resulta aleccionador el discurso académico y producirá un cambio en aquel cuya misión es aprender y tener conciencia para construir el pensamiento, ya sea en materia de derechos humanos, igualdad de género, medio ambiente, ética y los avances en el ámbito democrático y cultural, y sobre todo conciencia para refutar tanta injusticia globalizada y encarnar la resistencia contra el status quo.

Demos un vistazo nacional e internacional a varios intelectuales y docentes que luchan utilizando el raciocinio y sus ideales. A nuestro mártir Roger Vallejo por su ejemplo y valentía, Galel Cárdenas, Roberto Zapata, Oscar Amaya, César Lazo, Jorge Luis Oviedo, Oscar Flores, Candelario Reyes, Julio Escoto, Irma Becerra, Jorge Miralda, Jorge Amaya, Melissa Merlo, Víctor Manuel Ramos, Eduardo Bärh, Helen Umaña, Armando García entre otros. Chomsky, Theotonio Do santos, Frei Betto, Leonardo Boff, García Márquez, Rigoberta Menchu, Juan Stan, Pedro Casaldáliga y más…

Uno de los peligros es caer en la engañosa neutralidad simplista, por que hay oponentes al estado de cosas y diversos modos de pensar; pero hay que defender o refutar con argumento, como diría el maestro Aristóteles. En esa antagonización se enfrentan las ideas y la energía intelectual surge con enorme rapidez para manifestar el arte y la creatividad que sugiere un camino y un orden de las cosas. Esto equivale a un deseo lógico de organización. Por eso el docente y el intelectual se encuentran en una posición privilegiada, de hacer posible y mejorar las expectativas y deseos.

El intelectual en sus intervenciones discursivas tiene un paradigma, un episteme, un concepto, al igual que el docente tiene una pedagogía, una praxis, una forma metodológica de abordar las situaciones, aunque esté amenazado por el silencio, y por la ortodoxia oficial y mediática.

El análisis critico de lo que estamos viviendo en Honduras no puede excluirse de las aulas, ni de las lecturas clásicas en todos los niveles, ni de las disciplinas humanísticas, ni de la emergente dialéctica de norte y sur, ni de la historia… de los movimientos migratorios de Árabes y palestinos en el pasado siglo, así como de las manifestaciones artísticas y culturales.

Entonces el docente y el intelectual desde su entorno adquieren más conciencia para el sueño y para la realidad. Como dice Bourdieu “…pueden ejercer su insustituible función, contribuyendo a crear las condiciones sociales para la producción colectiva de utopías realistas.” Con ideología producen cultura y una capacidad de crear escuela y conocimiento estructurado.

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que gustes, critica, aconseja o dinos cualquier cosa que desees, pero no olvides evitar ofender verbalmente... gracias.

techieblogger.com Techie Blogger Techie Blogger