La presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Luz Patricia Mejía, señaló este viernes que la situación que se vive actualmente en Honduras es sumamente grave en materia de derechos humanos y dijo que han hecho un llamado a las autoridades de facto para que corrijan a las personas que, a través de sus instrucciones, violan estas garantías.

En entrevista exclusiva con teleSUR, Mejía expresó que desde el primer momento, y luego del golpe de Estado en Honduras, la comisión pudo evidenciar una cantidad de mecanismos que no se ajustaban a los estándares internacionales de protección de derechos humanos como el uso excesivo de la fuerza en manifestaciones civiles, control directo e indirecto de los medios de comunicación social y una gran debilidad en los organismos internacionales de derechos humanos.

"Esta situación, que ya nosotros habíamos diagnosticado como sumamente grave, se ha agudizado desde la presencia del presidente Zelaya en la embajada de Brasil, así que nosotros hemos hecho un llamado a las autoridades de facto no sólo para establecer la gravedad que significa la responsabilidad internacional de un Estado, sino también para poner en cuenta, a aquellas autoridades que están en este momento dando instrucciones que están generando violaciones masivas de derechos humanos", indicó.

Acotó la presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que en estas violaciones también hay una responsabilidad nacional e individual de cada uno de los organismos y de los funcionarios que están ejecutando acciones abiertamente ilegítimas y contrarias al derecho internacional.

Mejía expresó que una de las mayores preocupaciones que la Comisión ha manifestado en los informes preliminares de la visita previamente realizada a Tegucigalpa, es que durante los 50 días que habían transcurrido desde el golpe de Estado hasta el momento de su paso por Honduras se reportaban más de cinco mil personas detenidas a través de operativos poco claros como detenciones masivas, que se profundizaron cuando llegó el presidente Zelaya al país.

"Nosotros tuvimos conocimiento que al menos cinco mil personas habían sido detenidas cuando el presidente Zelaya estuvo en la frontera, también tuvimos información de que al menos cinco mil personas más habían sido detenidas en el transcurso del operativo de toque de queda que se estuvo imponiendo al pueblo de Honduras y, además, desde que llegó el presidente Zelaya a la embajada de Brasil, ha habido un importante número de personas detenidas", señaló la presidenta de la Comisión.

Según la defensora de derechos humanos, actualmente se maneja la cifra de más de 400 personas que habrían sido llevadas a un estadio llamado Villa Olímpica, en Tegucigalpa, y que se podrían estar habilitando otros recintos de este tipo para llevar a los que están saliendo a la calle a manifestar a favor del regreso del orden constitucional en Honduras.

Explicó que la información de lo que ocurre con Honduras se ha mantenido actualizada a través del contacto directo con la Secretaría Ejecutiva de la CIDH y otros organismos internacionales y nacionales de Derechos Humanos que, desde el pasado 28 de junio, están llevando un conteo directo no sólo del número de personas que han sido detenidas, sino las que han resultado heridas por las represiones a los actos de calle a favor del presidente depuesto, Manuel Zelaya.

Mejía señaló que con la información que manejan de las personas que se encuentran dentro de la embajada, incluso familiares del presidente Zelaya, se conoce que en este momento la situación en la sede diplomática es "sumamente tensa y delicada. Son personas que necesitan, no solamente provisión de alimentos sino de necesidades básicas: agua, luz".

"Se teme en este momento que los alimentos (...) también estén siendo de alguna manera alterados en el marco de los procedimientos que se están haciendo, así que nosotros estamos haciendo un llamado inmediato al cese de todas las medidas de hostigamiento. Hemos estado llamando a una salida pacífica de la crisis que vive Honduras que, en este momento, de manera clara y contundente, está violando claramente los derechos humanos no sólo de todo el pueblo hundureño sino (...) de las personas que se encuentren en la embajada de Brasil", dijo la presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Luz Patricia Mejía.

Consideró que el uso de bombas lacrimógenas, lanzadas a la embajada de Brasil, es un acto que viola directamente los derechos humanos de los que se encuentran dentro de la legación, así como se considera una violación de la inmunidad diplomática de la embajada de Brasil.

La Comisión Interamericana de los Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos (OEA) emitió este viernes un comunicado donde urge al gobierno de facto que cese, de manera inmediata, los operativos de hostigamiento.


teleSUR/ve - MM

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que gustes, critica, aconseja o dinos cualquier cosa que desees, pero no olvides evitar ofender verbalmente... gracias.

techieblogger.com Techie Blogger Techie Blogger