Un compita que siempre fue tan apasionado como mal hablado me mandó hace unos días el artículo que a continuación les transcribo. Pero que conste, ya lo he limpiado de las floridas y abundantísimas palabras, frases, dichos, etc. que siempre comienzan con “p”, con “v”, con “m” y demás chuladas de doble sentido de nuestra habla coloquial. No podrán reírse como lo hice yo, pero la médula sigue presente y “decente” como lo exigen estos dichosos blogs...

¡La paz no es posible!

No para los habitantes humildes de nuestro planeta.
Cuando estábamos pensando que ya se había encerrado a las bestias o cuando menos, estaban bajo control, aparecen con nuevo domador o domadora… ¡siguen vivas las malditas!

¿A quién responsabilizamos? ¿A la señora Hilaria o al invisible ahumado de Obama?… ¿suena racista? Quizás lo sea en estos minutos que escribo, y no porque yo sea de color pálido, todo lo contrario. Es increíble que ese tipo asuma el mediocre papel de seminarista de Ronald Reagan dándole continuidad a todas las estupideces, tanto de aquél y como las del clan Bush; y de topping le ponga su cereza negra. La mejor muestra de quien manda en Estados Unidos y quien es el presidente de los Estados Unidos, es la Operación Zelaya. In Who We Trust?

¿Un golpe de estado sólo de la mano de una oligarquía como la de Honduras? ¡Nooo! Les hace falta mucho cerebro y producto de gallina a granel como para decidirse a hacer algo así, pero como marionetas sí son muy útiles: “ te mandamos a Zelaya en calzoncillos a Costa Rica y vos lo recibís con todas las de la ley y te haces el zombi, Oscarito; otro capítulo viene después entre la Hilaria y Arias”… no en balde riman.

Lo que no imaginaban es que el mundo entero se les echaría encima, directo a la yugular. Hasta el recién estrenado presidente Funes y el panameño sin estrenar reconocieron la legitimidad de Zelaya. Los gringos llamaron a respetar el derecho de Zelaya a ser presidente pero no movieron ni el trasero en el ámbito de la presión sobre el régimen de facto.

La oligarquía salvadoreña se hizo “solidaria de cocodrilo” y hablaba del golpe en Honduras, al tiempo de exigir deslindar lo económico de lo político… ¿Es eso posible? Muéranse de la risa.

El estado salvadoreño tiene la responsabilidad de ser solidario con el gobierno de Honduras y con su pueblo. Seguro no puede ser tan miope como para no darse cuenta que lo mismo puede replicarse mañana en El Salvador. Operación Zelaya es sólo un oprobioso ensayo de las nuevas formas de acceder al poder en este mundo cambiante de América Latina cuya población ha decidido darle la oportunidad a gobiernos realmente democráticos, concientes de que el poder es de, para y por el pueblo.

Luego de 30 días escuchando y viendo la gama de maniobras, comentarios y pronunciamientos de los partidos y sus liderazgos , la cobertura de los medios de comunicación nacionales, el papel de la asamblea legislativa respecto del golpe, no sólo en el sentido de señalarlo como tal sino el obviar su condena, cuando no hay organismo internacional que no lo haya hecho, ni gobierno que no respalde a Zelaya, ya nos suena a hueco todo lo que oímos durante la campaña.

Por otro lado, la Sociedad Interamericana de Prensa sabia del golpe. Ellos sabían del golpe, no lo duden. “Altamirando” debe tragarse el suéter de Evo si algo igual pasa aquí, el mundo debe acabarse ese mismo día, que no quede ni la trenza. Los testaferros de la telecorpoficción y demás televisoras deben aparecer junto a los cadáveres de muchos de nosotros que también debamos morir, sólo que por favor no nos pongan juntos, ni con el mismo pie de foto.
Debemos estar alertas ante lo que de seguro vendrá próximamente a El Salvador cuando decidamos hacer una pinche mueca… ¿cómo podemos ser tan ciegos y ellos tan obvios? Tantos intentos y no aprendemos: “Colom mato a un tipo que lo acusó postmortem ayudado por un periodista, Evo por poco lo mandan a volar espalda unos irlandeses, Uribe se pasa de bombas en la frontera de Ecuador, Lugo tiene como 300 hijos; en cuanto a la Bachelet, los Kichner y Lula ya son bastante inofensivos como Arias, Calderón y Alan. Los peligrosos son los que tienen aspiraciones de libertad y si le preguntamos al pueblo si quieren cambiar la constitución se van de la mano con nosotros hasta la vía láctea.

Si ellos, los oligarcas y burgueses se preparan, ¿no estamos llamados a hacer lo mismo, de una forma distinta? Prepararse implica saber que la movilización y los balazos no deben ser primero hacia los cuarteles sino hacia las casas de los oligarcas y burgueses instigadores junto con sus esbirros que de forma abierta y torpe ya nos amenazan con que “también aquí puede pasar algo como lo de Honduras si el gobierno de Mauricio Funes no envía las señales adecuadas” Así lo dijo el cachorro que hacen aparecer como responsable de ideología de ARENA quien no hace más que el papel de Rómulo y Remo colgado de la perra de Cristiani. ¿Cuáles son las señales adecuadas, títere?

¿Estarán hablando de no destapar la corrupción, permitir que la ley y la justicia siga en manos de los tipos y tipas de siempre? ¿Darle continuidad a los contratos leoninos y millonarios de la alimentación de centros penales, de la seguridad de ministerios , hospitales y personalidades, la concesión de puertos y aeropuertos, la construcción de represas, la aprobación de la minería, la “educación” para la producción, la “producción” de emigrantes?, ¿son éstas las señales adecuadas que quieren ver?

Las burdas declaraciones de un tipo como Corado Figueroa nos dan luces para no perdernos en lo que ya están planeando. Afirma este primate que “serán respetadas las decisiones del pueblo”, y cuando no se haga será “para defender al pueblo de la posibilidad de ser arrastrados irremisiblemente hacia el abismo del comunismo del siglo XXI”. La comunidad internacional nada puede hacer si los pueblos no están dispuestos a darlo todo; eso lo conocemos de la experiencia nuestra. Los golpistas de ahora en Honduras y los que vengan a El Salvador deben estar convencidos de que vamos a ir por ellos y ellas hasta las últimas consecuencias.

Ni América Latina ni El Salvador se pueden dar el lujo de regresar a los 70 ú 80 sólo por la irresponsabilidad de no responder, o por la estupidez de no reconocer “las señales que envían” los neogorilas, en la figura de los neodemócratas, neodemagogos y neogenocidas. Si el pueblo hondureño se ha mantenido firme es porque considera que con el aislamiento de las comunicaciones y el apoyo subterráneo del régimen americano podrán resistir el tiempo que hace falta para montar un teatrillo de “elecciones democráticas” y así promover desde ahora un desconocimiento mundial a cualquier otro Gorileti que usurpe el poder.

Hace muchos años los salvadoreños viajábamos en el ferry hacia Nicaragua y no manteníamos relaciones diplomáticas con Honduras. Estas se habían roto por la ambición de las oligarquías y se reabrieron por la voracidad de los mismos cuando les dio la gana. En realidad los pueblos no dejamos nunca de ser hermanos; hoy debemos seguir siendo solidarios con el pueblo hondureño sin convertirnos en cómplices del régimen de facto y sus financiadores.

El futuro primer Papa latinoamericano, así lo llaman los beatos y beatas a Maradiaga, se comprometió con el dólar, como cualquier otro de los enviados de Dios que he conocido. El tipo se arrancó la máscara y se alineó con los poderosos. ¡Qué bueno! Ya casi me hacía creer de nuevo en la ética de la iglesia! Pero no, pero no, Maradiaga no pasa de ser un proxeneta de la fé, chulo de los industriales y los banqueros, de los depredadores y de los conspiradores, de los asesinos de la esperanza en una vida nueva y digna para el pueblo de Honduras, ¡Qué bueno que te dejaste ver tal cual sos…, Cardenalillo!

No podemos estar pensando en abanderarnos con éste o con aquél. Miremos con las pepas bien abiertas al norte y posicionémonos con el SUR. Los golpes diseñados en el norte no deben convertirse en gajos. Nuevas manos deben estar dispuestas a levantarse para empuñar las herramientas que sean necesarias para la construcción de este sueño de paz de los latinoamericanos, o para empuñar los fríos fusiles si así lo exigen los constructores de miseria y los golpes… no debemos prepararnos para dialogar, debemos prepararnos para luchar, no debemos prepararnos para protestar, debemos prepararnos para morir por la única oportunidad que nos queda de ser libres. Habrá los que demanden la solidaridad internacional y los que aporten su vida para alcanzarla.
Golpistas guanacos: ¿han visto la mirada de los jóvenes hombres y mujeres que votaron y se convirtieron en los y las artífices de la victoria electoral de la izquierda? Ellos y ellas serán los y las combatientes que van a enfrentarse con sus enviados. Y nosotros… los que no confiamos nunca en ustedes, estamos listos a volver … si así lo exige su golpe…
Como guerreros fuimos magnánimos con nuestros enemigos, convencidos de que no podemos ser como ellos; como hombres de paz, debemos estar concientes de que ésta. .. se encuentra del otro lado de la guerra

Julio de 2009
LOBOPRIETO

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que gustes, critica, aconseja o dinos cualquier cosa que desees, pero no olvides evitar ofender verbalmente... gracias.

techieblogger.com Techie Blogger Techie Blogger