¡La lucha del pueblo hondureño es la lucha del proletariado internacional!

Revolución en Honduras
A organizar el BOICOT ACTIVO de las elecciones golpistas

A 69 días de lucha, ¿qué táctica necesita el movimiento?

Se cumplen 69 días de lucha, cantidad equivalente a los días que duró la histórica huelga de 1954, de los trabajadores de las compañías bananeras. Sin duda este movimiento ha superado en magnitud y masividad al movimiento de 1954, del que se consiguieron mejoras en las condiciones de trabajo para el pueblo hondureño.

A 69 días de estallado el movimiento, el balance para los trabajadores es positivo, es decir, el golpe nunca ha dejado de ser débil y se está pudriendo en sus propias contradicciones. Ayer se sumaron al paro de labores las empresas estatales como: la ENEE (de Energía Eléctrica), el Servicio Nacional de Acueductos y Alcantarillados (SANAA), la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (HONDUTEL) y otras empresas más del Estado, cuyos empleados están afiliados a las tres centrales obreras que hay en el país. En semanas pasadas los controladores aéreos y los médicos se participaron también con el movimiento paralizando labores.

El movimiento ha adquirido mucho más masividad, nuevos sectores que por semanas se mantuvieron al margen, han ingresado a las marchas, entre tanto, otros sectores se repliegan. Ese ir y venir de los sectores de las masas en el movimiento, es algo que explica en parte la enorme energía de las masas manteniéndose en ascenso de marcha tras marcha durante 69 días sin desgaste aparente. Incluso se han hecho marchas por la mañana (para los que trabajan por la tarde) y por la tarde (para los que trabajan en la mañana).

SI bien es admirable la enorme energía revolucionaria de las masas, es necesario reconocer que las marchas tienen un límite, tanto físico como moral. Es imprescindible complementar a las marchas con una política que logre paralizar totalmente la sociedad, es decir, que se pare el transporte, la banca, la energía eléctrica, la industria, etc., y extender la revolución a otros países de Centroamérica.

Tras la visita de cancilleres de siete países y personajes como Baltazar Garzón e Insulsa el representante de la OEA, aparentemente Romeo Vázquez el general golpista y Carlos Contreras el canciller golpista, han aceptado el Plan Arias. Incluso Contreras declaró que “la expulsión de Zelaya fue un error”. Si no sólo se trata de declaraciones diplomáticas, veríamos en los próximos días un proceso de diferenciación entre los golpistas.

En este punto, es claro que el imperialismo quisiera una salida diplomática y no una salida a la coyuntura como producto de la lucha de las masas luchando en las calles, lo cual necesariamente implicaría un reforzamiento de la moral revolucionaria de las masas y empujaría hacia adelante el proceso de la revolución venezolana. ecuatoriana y boliviana. Lo cierto es que se ha disminuido por ahora el factor diplomático y por tanto la confrontación directa con las masas luchando en las calles seguirá siendo el escenario en donde continuará desarrollándose el proceso de la revolución. Hasta ahora la diplomacia ha fracasado y en todo caso, jugará un papel secundario, pues lo fundamental está en pueblo luchando en las calles.

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que gustes, critica, aconseja o dinos cualquier cosa que desees, pero no olvides evitar ofender verbalmente... gracias.

techieblogger.com Techie Blogger Techie Blogger