Galel Cárdenas

Las paradojas de la historia, a veces sorprenden, a veces disgustan, pero, en la mayoría de las ocasiones, las paradojas más bien aleccionan, y demuestran verdades argumentativas y lógicas, que solo en la hermenéutica del debate pueden demostrar que la historia como verdad es contundente, fatal y decapitante.

El contexto que vivimos, responde a un golpe de Estado construido ladrillo por ladrillo con la suficiente alevosía, ventaja y premeditación. El delincuente constitucional tuvo en su momento el principio de la traición como piedra de toque para proseguir luego con la suficiente distancia de tiempo, a fin de que el detalle fuese precisamente su elemento sorpresa. La premeditación corresponde a un anti valor de la deslealtad, ya que con ella es difícil actuar cuando la sinceridad es sangre que alimenta la honestidad.

Determinado el contexto, en donde la delincuencia política fue precisamente el norte de la acción que rompe el orden constitucional, podemos deducir que todo lo que ha sucedido ahora fue condenado ayer por un patriota inventor de nuestra patria: José Cecilio del Valle.

Primero veamos todos los atentados jurídicos que se han producido a raíz del rompimiento de constitucional del 28 de junio del año que corre. El artículo 2, que habla sobre la suplantación de la soberanía popular y la usurpación de los poderes constituidos, es el artículo más vulnerado por el grupo golpista (militar, político y empresarial), después de este quebrantamiento deviene otra trasgresión de niveles anti humanistas sin precedentes, nos referimos al decreto mediante el cual se suspendieron todas las garantías constitucionales en las cuales la persona humana es el fin supremo del Estado, la igualdad de los hombres es una garantía, la seguridad individual, y sobre todo, todas las libertades personales inviolables, tales como el derecho a no ser detenido sin previo proceso jurídico y la más alta de todas las libertades, la libertad de la emisión del pensamiento.

El artículo 73, refiere que los talleres de impresión, las estaciones radioeléctricas, de televisión, y de cualesquiera otros medios de emisión y difusión del pensamiento no podrán ser decomisados, confiscados o clausurados, y son estas precisamente las garantías conculcadas, bajo un Estado de Sitio que experimentamos desde el 28 de junio del presente año.

El Sabio Valle al respecto escribió su famoso artículo periodístico sobre la libertad de imprenta sobre lo cual más debió pensar en la libertad de pensamiento como la más alta de todas ellas.

Dice que los gobiernos que reprimen la libertad de pensamiento coartan la libertad de escribir con lo cual logran un propósito perverso, incrementar la ignorancia entre el pueblo ¨haciéndolos tan pobres que no osen escribir contra los opresores¨.

Obsesionado con la idea de la libertad, escribió en el artículo que mencionamos, acerca de los períodos de la humanidad, sobre los que hoy no hablaremos, pero, en una de las explicaciones, expone:
¨El derecho de pensar y hablar, libre como los demás derechos tenía latitud más grande, se extendía a mayor número de objetos, y en ninguno de ellos era coartado…Las asambleas donde al principio hablaban todos con igual libertad, fueron después partidas en dos clases, una que tomaba la palabra y manifestaba su opinión con tono de superioridad, otra que callaba y seguía el voto de aquella.

La libertad de imprenta es uno de los derechos más justos del hombre. Lo manifiestan los filósofos. Lo demuestra la razón. Ha tenido sin embargo la suerte común a los demás derechos. Ha sido sofocada por las monarquías constitucionales (recuérdese que en aquella época no se conocían las dictaduras solo monarquías y democracias, aquí debe leerse la dictadura constitucional).

Para que no sea sofocada la libertad de pensar es preciso que haya gobiernos constitucionales, para que existan gobiernos constitucionales es preciso que haya ilustración en los pueblos y para que haya ilustración en ellos es necesario que haya libertad de pensar.¨

He aquí entonces que Valle acicateaba las dictaduras, las cuales eran nombradas como monarquías, como la dictadura michelettista, quien ha reprimido todo pensamiento, y toda forma de libertad consignada en la carta fundamental de los derechos humanos.

Para Valle la libertad de expresión es fundamental si se desea que haya progreso, desarrollo y sobre todo soberanía, dignidad y justicia. Y dice así en uno de sus parágrafos:
¨Desde los períodos en que se divide la historia del pensamiento, el de su esclavitud es el más dilatado¨

Valle sin saber qué acontecería muchísimo tiempo después en el año 2009, y como profeta exquisito que era, le escribió a Micheletti su artículo para que supere la bestialidad y la torpeza, mediante una adecuada ilustración en derechos humanos, a fin de que ilustre al pueblo sobre una completa libertad de expresión; contrario a lo que de hecho y de derecho ha practicado, al suspender todas las garantías individuales incluyendo la de la libertad de expresión.

Así de genial era José Cecilio del Valle.

Fuente: http://voselsoberano.com/v1/index.php?option=com_content&view=article&id=1288:el-sabio-valle-contra-el-dictador&catid=2:opinion

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que gustes, critica, aconseja o dinos cualquier cosa que desees, pero no olvides evitar ofender verbalmente... gracias.

techieblogger.com Techie Blogger Techie Blogger