Por Jean Guy Allard, especial para Cubadebate

“Gracias al ejército israelí”, anunció ayer el diario La Tribuna de Tegucigalpa, la Policía Nacional hondureña posee ahora un cañón sónico (LRAD, siglas de Long Range Acoustic Device) que ahora es “utilizado para neutralizar a los violentos miembros de la resistencia”.

Con el LRAD, también proveído por Israel a través de una firma local propiedad de un ex militar israelí que trabajo con la CIA, las tropas del dictador hondureño Micheletti se beneficia de lo que La Tribuna califica de “tecnología de punta que les ha ayudado a bajar la violencia entre los seguidores de Manuel Zelaya”.

Conocido en el ámbito policiaco como el “Screamer” (“El Gritón”), el equipo es, según el rotativo golpista, utilizado por primera vez “públicamente” en Honduras. No se precisa si los técnicos encapuchados de la policía que lo manipulan son hondureños o si pertenecen a las fuerzas armadas sionistas.

Dice textualmente La Tribuna que se trata de “la última arma secreta en dotación desde hace tiempo por el ejército de Israel, usada públicamente sólo ahora después de muchos años de experimentación”.

LA MULTITUD “SE CONTUERCE DEL DOLOR”

El diario relata cómo funciona el aparato ante una concentración de manifestantes: “pasa un carro blanco con dos policías e igual número de militares, con dos aparatos desconocidos, semejantes a parlantes de sonidos, pero no de los convencionales, se miran modernos”.

Y precisa con el mismo cinismo: “Pocos segundos después emite un sonido que corta el aire: la multitud agitada, cae en pánico, se tapa los oídos y se contuerce del dolor”.

La Tribuna no precisa cuantas veces el arma ha sido experimentada por Israel contra los Palestinos, pero explica que, “sin ser un arma mortal”, el Screamer “puede provocar convulsiones, nauseas y terribles dolores de cabeza, a muchos metros de distancia”.

Este diario, que pertenece al golpista Carlos Roberto Facussé, ex presidente de Honduras, señala que el uso del equipo “es un evento sin precedentes, que representa un significativo cambio en las tácticas de guerrilla urbana”.

“Gracias al ejército israelí, ahora lo tiene Honduras”, concluye con una evidente satisfacción el autor del texto, evidentemente bien conectado al aprato policial.

El articulo de La Tribuna ofrece una respuesta a las interrogaciones que surgieron después de revelarse, hace unos días, la presencia de aparatos LRAD en las proximidades de la embajada de Brasil, donde se encuentra el Presidente constitucional de Honduras, Manuel Zelaya.

Imágenes tomadas por un fotógrafo de la resistencia popular en el medio de los incidentes denunció la presencia del aparato de tipo LRAD de fabricación norteamericana capaz de emitir un sonido estridente que puede causar daños graves al oído de sus víctimas.

Las fotos revelaron también al lado de los operadores del LRAD, la presencia de técnicos, con casco de la policía y encapuchados, que usaban un aparato cuyas características quedaban por descubrir.

Era nada menos que este Screamer cuyos sonidos, efectivamente, provocaron un grave malestar, entonces inexplicable, a todas las personas presentes en la representación diplomática de Brasil, una violación evidente de todos los convenios internacionales en materia del respeto y de la protección que deben otorgar las naciones a las embajadas en su territorio.

El propio presidente Zelaya acusó en varias entrevistas las tropas de la dictadura de usar tales instrumentos de represión. La prensa internacional, en mayor parte propiedad de grandes monopolios, dio poca difusión a estas informaciones.

El propio dueño de La Tribuna, el multimillonario Facussé, pertenece a la Sociedad Interamericana de Prensa, que consagra su dinero y su tiempo a atacar a los líderes progresistas de América Latina desde su cuartel general de Miami.

Poco después de revelarse la existencia del LRAD, la canciller del gobierno constitucional Patricia Rodas denunció en Nueva York que Yehuda Leitner, ex oficial israelí radicado en Honduras, era el proveedor de armas “novedosas” y de gases asesinos a la dictadura hondureña.

Este veterano del negocio de la muerte pertenecía, en los años 80, a la red de contrabando del multimillonario Gerard Latchinian, que abastecía en armas a los agentes CIA y terroristas cubanoamericanos Félix Rodriguez y Luis Posada Carriles en sus operaciones luego conocidas cómo escandalo Iran-Contra.

Latchinian fue liberado en el 2002 por la justicia de Bush, después de cumplir solo 18 años de la sentencia de 30 a la cual había sido condenado por una gigantesca operación de narcotráfico a favor de la Contra nicaragüense.

EL LRAD, UN JUGUETE PREFERIDO POR ESTADOS UNIDOS

En este vídeo de Youtube usted puede ver cómo funciona este artefacto, con los que se amenazó hace apenas una semana a los manifestantes contra la Cumbre del G-20, en la ciudad Pittsburgh (California).

De acuerdo con el analista Nick Turse, hay evidencias del uso de esta tecnología desde el 2004, cuando los marines la utilizaron en Iraq. Entonces Woody Norris, presidente de la American Technology Corporation, que fabrica en Estados Unidos este artefacto, aseguró que con esto se lograba “poner de rodillas a mucha gente.”

Ese mismo año, el LRAD fue desplegado en las calles de la Gran Manzana (pero aparentemente no utilizado) por el Departamento de Policía de Nueva York, como respaldo para ser utilizado en las protestas contra la Convención Nacional Republicana. En 2005, fue enviado a “áreas alcanzadas por el huracán Katrina” para posibles propósitos de “control de multitudes” y, en 2006, estuvo en manos de agentes de la Patrulla de Fronteras de EE.UU.

Ese mismo año, también se reveló que el Departamento del Alguacil del Distrito de Los Ángeles había comenzado pruebas del uso de estos equipos, contralados por control remoto y vehículos no tripulados de vigilancia –no diferentes de los que operan ahora mismo sobre ciudades iraquíes. (Ver: “El Pentágono planifica una nueva guerra de 100 años. Contiendas en los barrios marginales”, de Nick Turse. En: Tom Dispatch, 15 de octubre de 2007)

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que gustes, critica, aconseja o dinos cualquier cosa que desees, pero no olvides evitar ofender verbalmente... gracias.

techieblogger.com Techie Blogger Techie Blogger