Adalid Martínez Perdomo

Hasta el año 2009, el sistema educativo nacional ha experimentado una serie de procesos que han ayudado a resolver las necesidades educativas de la población en general, en los cuales ha sido determinante la alianza profesores-padres de familia.

Históricamente ha sido mediante esta alianza que se ha alcanzado algunos logros, que el gobierno en representación del estado no puede, ni aunque quisiera resolverlas, dada su inclinación a satisfacer a otros sectores como el militar y el burocrático. Quienes hemos laborado en el sistema educativo conocemos que los edificios para aulas, los talleres, las cocinas, las canchas, el equipamiento y todo cuanto se necesita en escuelas y colegios, es el producto de una participación directa o indirecta de los padres de familia, a cambio, los padres han contado con la solidaridad de los profesores en el manejo de la conducta y disciplina de los estudiantes, quienes vienen de ambientes familiares totalmente desintegrados, física, cultural, emocional y moralmente, características estas, que los convierten en potenciales delincuentes que no llegan a tal condición, gracias a la tolerancia y apoyo de sus maestros.

Por ello es indispensable que el tema de la politización de los padres de familia se analizado con prudencia por parte de los padres y políticos que les manipulan, pues podría generarse un rompimiento de la alianza antes mencionada, con lo cual los profesores dejarían de coordinar acciones encaminadas a mejorar los centros de estudio, dejarían de tolerar a los estudiantes y los que conocemos de este fenómeno sabemos que en los centros educativos oficiales de todos los niveles, convergen estudiantes hijos de delincuentes, (en las diferentes formas y manifestaciones) de barriada y de cuello blanco, quienes poseen la propensión para continuar el camino de sus padres, otros hijos de padres honestos pero distorsionados en su forma de pensar por la avalancha de los medios de comunicación que solo les meten guerra, violencia, sexualidad desordenada, drogadicción, corrupción e indiferencia por los demás.

¿Imagínese que los profesores se limiten a desarrollar su clase, de la especialidad que posee, y que asuma una actitud indiferente ante los problemas de los estudiantes? Quién podrá ayudarles?

Los padres, en un alto porcentaje mandan a sus hijos a la escuela o colegio porque no los soportan en sus casas, otros los soportan pero por razones de trabajo ni hablan con ellos ni comparten un espacio de su tiempo; miles de padres de familia no recuerdan la ultima vez que jugaron con sus hijos, ni el medio día en que barrieron juntos el patio de la casa, peor el día en que mediaron entre el pleito de su hijo con otro vecino y lograron que ambos muchachos terminaran abrazándose o dándose la mano; Son los profesores los que realizan esas actividades, en la edad mas conflictiva de los muchachos, la adolescencia; son los profesores los que les escuchamos llorar, gritar, patalear, manchar las mesas, sillas, paredes, cuadernos ajenos, y en ningún caso recurrimos a golpear (castigar corporalmente) al muchacho, como generalmente creen los padres que se resuelve esta conducta. Para todas estas actividades el profesor recurre a su propio instinto, pues las universidades no lo preparan para ello, (solo para desarrollar el contenido temático de su clase) ni es parte del contrato de trabajo de los profesores, congeniar con los estudiantes es un agregado sumamente voluntario my amoroso que asume el docente de manera personal.

Es por estas razones, y en función del futuro de la nación, que la alianza no debe romperse, los padres de familia no deben dejarse manipular por los políticos y políticas de oficio, por el contrario deben acercarse mas y formar un verdadero trinomio, estudiante, profesor y padre de familia.

Los padres de familia deben dejar de repetir mecánicamente el estribillo de los 200 dias de clases (no estamos en contra de ello), pero una vida joven puede salvarse en solo una hora de clase, y puede estar el docente trescientos días al año, realizando las mismas tares agotadoras que realizan los diputados al Congreso Nacional, NADA.

Los políticos son temporales, solo aparecen cuando buscan votos, luego se pierden hasta por tres años. Los estudiantes son nuestros hijos para toda la vida.

A los padres les conviene mas, unirse al magisterio y asegurar un futuro mejor para los jóvenes.

Fuente: http://voselsoberano.com/v1/index.php?option=com_content&view=article&id=1447:politizacion-de-las-sociedades-de-padres-de-familia-consequencias-posibles&catid=2:opinion

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que gustes, critica, aconseja o dinos cualquier cosa que desees, pero no olvides evitar ofender verbalmente... gracias.

techieblogger.com Techie Blogger Techie Blogger