La ministra de Relaciones Exteriores de Honduras, Patricia Rodas, expresó este martes en entrevista concedida a teleSUR que sin la restitución del presidente Manuel Zelaya, ni del orden constitucional en su país, el proceso electoral pautado para el próximo mes de noviembre no será legítimo.

Asimismo, exhortó a la comunidad internacional de no reconocer "ni al proceso electoral ni a las autoridades espurias que de el surgiese".

Rodas no se opone a la posibilidad de presentarse como candidata presidencial, pero "únicamente si los sectores de la sociedad consideraran que debemos serlo".

No obstante, recordó que el tren que lideraba Rosales, estaba realizando cambios para la transformación de un país y que no lo han podido terminar en el tiempo que la constitución lo establecía, como consecuencia de la instauración de un gobierno de facto.

En este sentido invitó al pueblo hondureño a seguir en la construcción de un nuevo Estado, "asumiremos la responsabilidad que corresponda y si es la candidatura el pueblo lo decidirá".

A continuación el texto completo de la entrevista:

Cuando faltan unos 40 días para las elecciones previstas ¿qué contextos políticos acompañan estos comicios?

En primera instancia un proceso de diálogo que debe concluir con la restitución de nuestro presidente constitucional y el retorno al orden constitucional roto por un golpe de Estado militar. En este momento, nos prestamos a no reconocer, no admitir un proceso electoral que no ocurra dentro del orden, dentro del estado de derecho, dentro de un proceso constitucional y con la legitimidad que solo le puede dar el presidente Zelaya, a quien elegimos para gobernar en el país.

Un proceso electoral no es, la asistencia de un pueblo un día de tantos a la urna, es todo un proceso a través del cual conocemos la propuestas de los candidatos y los ciudadanos tenemos el derecho a elegir a quien queremos y a quien no queremos, para eso se requiere un proceso de participación en igualdad de condiciones, un proceso de legitimidad en orden constitucional y en Honduras hubo un golpe de Estado. Es un crimen contra la democracia que deslegitima que desvalora y destruye cualquier proceso democrático, por lo tanto el contexto político al que nos enfrentamos es que sin restitución presidencial y sin retorno al orden constitucional no puede haber legitimidad, ni legalidad, ni del proceso electoral ni de lo surja, ni de sus resultados ni lo que en adelante se pretenda construir, tras una situación que no puede quedar impune, el proceso político es ilegal e ilegitimo y espurio en este momento.

Candidatos de la resistencia están llamando a desconocer las elecciones ¿Cuál es su opinión?

Los candidatos de la resistencia, que no aceptan que en Honduras quede en impunidad un golpe de Estado militar, como lo fue en el pasado, los que no aceptan ir a un proceso en donde se está imponiendo un proceso por las armas, disparando contra el pueblo hondureño y por supuesto habiendo asesinado gran parte de la esperanza democrática, para este próximo proceso electoral, están respondiendo a la Patria.

No podemos ni como candidatos ni como ciudadanos, ni como votantes, aceptar un proceso electoral espurio ilegal, ilegitimo donde no existen ni siquiera la posibilidad y la oportunidad en las condiciones, donde no podemos dirigirnos al pueblo hondureño, conducir un proceso que a todos pertenecen, no hay igualdad en las condiciones.

Se quiere legitimar un proceso electoral tutelado por armas, que ha nacido de un golpe militar eso no es, simple y sencillamente, aceptable. Los compañeros que tienen la dignidad de renunciar a sus propias expectativas electorales de un proceso ofrecido a sangre y fuego contra nuestro pueblo, ofrecida de un proceso criminal, ofrecida para seguir coadyuvando a los viejos privilegios de una oligarquía que no le importa pasar por quien sea, para conseguir sus ambiciones y poder finalmente proteger sus intereses, pues definitivamente merecen el aplauso y el respeto de todo nuestro continente y demócratas del mundo.
Nosotros no tenemos otra cosa que conminarnos y seguir firmes en una posición, no participar en un proceso electoral donde cada voto estará manchado de sangre y sangre de nuestro pueblo, si no se restituyera el presidente y orden constitucional.

¿En el hipotético caso que se restituyera el orden constitucional habría tiempo -de aquí al 29 de noviembre- de garantizar la legitimidad de los comicios?

La legitimidad no mide tiempo, mide el orden de sus posibilidades, el tiempo merece una serie de actividades y de acciones que tendrá que suceder para que realmente existan comicios electorales y no elecciones a la fuerza contra viento y marea; en ese sentido será el régimen golpista que marque la posibilidad de que haya o no haya tiempo, porque el único que puede darle legitimidad aun proceso electoral es el presidente que elegimos todos los hondureños dentro del orden constitucional y el orden de derecho, lo que vinieron a romper la bota militar y la bayoneta calada.

El tiempo será determinado la responsabilidad de ese tiempo, la culpabilidad histórica la tiene el régimen golpista, de ahí en adelante dependerá del régimen golpista, dependerá del momento de la restitución del orden constitucional para que se replanteen los calendarios, que den perfecta legitimidad y el tiempo suficiente para que la igualdad de condiciones y la igualdad de oportunidades para los participantes en el proceso electoral se cumpla a favor del pueblo hondureño a favor de los propios candidatos y no a favor de un tiempo medido tras un golpe de Estado, donde se han encaprichado, donde la intransigencia del régimen no permite la reconstrucción institucional del país. El tiempo no lo podemos determinar hasta saber en que momento las fuerzas del mal de nuestro país terminen por retroceder.

¿Cual será la reacción de la comunidad internacional ante un gobierno electo bajo los vicios de un golpe de Estado?

Todo país, todo pueblo, todo gobierno que se precie de ser demócrata, que cree en la democracia como principio fundante de una sociedad, no puede reconocer un proceso electoral, ni las autoridades de facto que de el surgiera cuando este se ha montado por un golpe de Estado militar.

La comunidad internacional, estamos seguros, tenemos la profunda esperanza de que la democracia sigue siendo un paradigma de los pueblos libres, no podrá reconocer un proceso electoral que surge de un golpe de Estado que está alentado por el derramamiento de sangre en nuestro país, mientras nuestro presidente es un prisionero sometido a constantes torturas, cercado militarmente, el presidente constitucional de la república e impedido de comunicarse con el pueblo a quien gobierna.

Nosotros hemos hecho un llamado a la comunidad internacional, no puede haber reconocimiento ni al proceso electoral ni a las autoridades espurias que de el surgiese, mientras no haya retorno al orden constitucional y la restitución de nuestro presidente, para poder restituir las instituciones de un país que va a seguir marchando en el proceso de transformación que comenzó hace más de tres años y medio con el presidente Zelaya y con nuestro pueblo con quien coordinamos, con el que articulamos acciones hasta construir un alto margen de transformación -que fue justamente por lo que se produjo el golpe de Estado- para que ese camino no continuara; sin embargo, lo que ha logrado es potenciar el pueblo que comenzó a marchar hace varios años y que ahora finalmente también se ha puesto a la luz del mundo entero, nuestro pueblo esta siendo reconocido por todos los pueblos del mundo, por todos los países del mundo, porque finalmente se han puesto los ojos sobre su lucha, que después de tanto tiempo merecía ser visible y visualizada por todas las sociedades de mundo.

¿Se presentaría usted como candidata presidencial en unas elecciones legítimas en Honduras?

Yo sería candidata presidencial, únicamente, si así los sectores de la sociedad consideraran que debemos serlo. Sin embargo, debemos recordar que nosotros hemos venido construyendo un proceso de cambio y transformación que no nos han permitido culminar en el tiempo en que nuestro estado de derecho y nuestra constitución establece, ese es el gobierno, ese es el proyecto que ha venido conduciendo nuestro presidente Manuel Zelaya Rosales. Hemos dicho que para poder seguir el proceso de transformación debemos asumir la responsabilidad de un proceso constituyente, para poder transformar la plataforma jurídica e institucional de nuestro país.

El presidente Zelaya con la vieja estructura, logró procesos de profunda transformación que hicieron temblar a la oligarquía, por la pérdida de sus viejos privilegios en base a la expoliación, a la explotación, al robo y al engaño, agotadas los márgenes de maniobras que el propio sistema entregaba, entonces supimos que era necesario transformar y reformar las estructuras y eso sólo se puede hacer con todos los sectores de la sociedad en una asamblea nacional constituyente para que el pueblo no sólo recupere su poder constituyente, sino la voluntad soberana pueda imponerse sobre todo, eso es más importante que un nuevo proceso de candidatura en ese marco, para poder construir y seguir caminando el camino trazado por presidente Zelaya.

En este momento nos ocupan tres cosas: el retorno al orden constitucional con nuestro presidente (Zelaya), la reconstrucción total del país y finalmente proyecto constitucional de un proceso participativo.

Ahora tenemos que seguir en la construcción de un Estado ciudadano, asumiremos la responsabilidad que corresponda y si es la candidatura el pueblo lo decidirá y nosotros ponernos como soldados de la patria, Zelaya será el líder del proceso de transformación y el pueblo la vanguardia que lo dirige.


teleSUR/yi-MFD

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que gustes, critica, aconseja o dinos cualquier cosa que desees, pero no olvides evitar ofender verbalmente... gracias.

techieblogger.com Techie Blogger Techie Blogger