¿Vamos a las urnas?

Billy Peña
Diario Tiempo

Tal como si fuéramos un hato de reses se nos trata de obligar a votar en las elecciones presidenciales del próximo mes. Eso es imposible por varias razones. No sabríamos por quién votar puesto que los candidatos son ilegítimos y lo son porque surgen de un país gobernado por un gobierno de facto. Las mismas elecciones son ilegítimas, lamentablemente vivimos en un país que jurídicamente ha dejado de existir…sólo existe porque está en el mapa. De manera que aunque nuestra realidad es triste, es la realidad y debemos aceptarla.

Claro que los esfuerzos por lograr una solución parecen seguir adelante pero existe poca posibilidad de un feliz desenlace ya que el diálogo entre la delegación del gobierno de facto y la que representa al presidente constitucional, Manuel Zelaya, parecen fracasado. Mientras no se restituya el orden constitucional en el país todas las instituciones—absolutamente todas—tendrán que considerarse inconstitucionales y Honduras se encontrará luchando por mantenerse a flote en peligrosas arenas movedizas. Ya se dijo que aunque haya elecciones, el candidato triunfador no será reconocido por los organismos internacionales ni por la comunidad internacional, lo que significa que el presidente entrante sería un gobernante puramente nominal, es decir, no sería presidente de nada, pero ni de la Cámara Junior.

Ante el conflicto insólito que se vive en Honduras los países están guardando silencio…se trata de un silencio ensordecedor. Es inconcebible que el presidente constitucional de la República, Manuel Zelaya Rosales, se encuentre refugiado en la embajada del Brasil en calidad de “huésped”. Señores, se trata del presidente constitucional de Honduras y se lo trata como a un delincuente. Lo que está sucediendo en nuestro país muy bien podría inspirar al mundialmente famoso novelista Gabriel García Márquez, pues todo lo que está sucediendo cae en el campo del surrealismo. Tenemos a un gobernante de facto que se hace llamar presidente constitucional y se niega a abandonar el poder que le concedió un parlamento delincuente. Por otro lado, el presidente constitucional, el presidente que fue elegido por el pueblo en elecciones libres y constitucionales, se encuentra refugiado en una embajada. No hay duda que esta situación inspiraría al Nobel de Literatura, el gran colombiano, Gabriel García Márquez.

Nos resulta imposible darle el título de presidente constitucional de la República al señor Roberto Micheletti cuando encabeza un gobierno de facto y cuando el verdadero presidente constitucional de la República—el elegido por el pueblo—se encuentra refugiado en la embajada del Brasil. La situación es ilógica, trágica y surrealista. Nunca se había dado cosa semejante en toda la accidentada historia de Honduras. A nuestra edad ya habíamos experimentado golpes de Estado pero hay jovencitos y jovencitas que están viviendo, por primera vez, lo insólito en su país…y están confundidos, aunque muchos rechazan la dictadura y participan activamente en el Frente Nacional de Resistencia, uniéndose a marchas y manifestaciones pacíficas exponiéndose al peligro. De manera que la lucha sigue y para los que rechazan el gobierno usurpador el peor insulto es que los llamen golpistas. La palabra golpista se ha convertido en insulto. Ignoramos cómo reaccionan el Dr. Ramón Custodio y el cardenal Oscar Andrés Rodríguez cuando los llaman golpistas. Tampoco imaginamos qué sienten, en realidad, aquellos a quienes llaman “melistas” cuando—es probable—que no lo sean, es decir, que pertenecen a la Resistencia no por la restitución del presidente Zelaya sino porque desean que se le devuelva al país el orden constitucional e institucional puesto que, ahora mismo y como dijimos, Honduras no existe como Estado… únicamente aparece en el mapa puesto que nos encontramos aislados y despreciados por la comunidad internacional. He pensado que nos hemos convertido en el hazmerreír del mundo, en chiste cruel, en una broma de pésimo gusto. Y de tal manera podríamos considerarnos si no fuera por la tragedia que se vive, por los golpeados, por los heridos, por las mujeres violadas y por los que ya dejaron su vida sobre el altar de la patria.

Ante la barbarie de la policía y el ejército de este país que no existe, se le ha solicitado un informe detallado al Alto Comisionado de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas, Navi Pillay. Tres funcionarios llegaron a Tegucigalpa el domingo pasado y permanecerán en el país hasta el 7 de noviembre con el propósito de investigar las denuncias de serios abusos a los derechos humanos y a los derechos civiles en nuestro país. El gobierno golpista recientemente suspendió el estado de sitio que había impuesto restableciendo así las libertades civiles, sin embargo, los observadores consideran que la medida es puramente cosmética ya que el decreto no ha sido publicado en el diario oficial La Gaceta. Imposible acudir a las urnas cuando se está viviendo dentro de un sistema aberrado e irregular en un país que únicamente existe en el mapamundi.

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que gustes, critica, aconseja o dinos cualquier cosa que desees, pero no olvides evitar ofender verbalmente... gracias.

techieblogger.com Techie Blogger Techie Blogger