El presidente Constitucional de Honduras, Manuel Zelaya, advirtió este lunes a la comunidad internacional de las estrategias que Roberto Micheletti podría poner en práctica el martes durante una nueva jornada de diálogo entre las partes con supervisión de la OEA, en donde tocarán como único punto la restitución del mandatario que fue expulsado del país el pasado mes de junio mediante un golpe de Estado.

Zelaya calificó la acción que el Ejecutivo ilegítimo puede ejecutar, de una "bofetada" para la nación hondureña y para el mundo y expresó que no tiene confianza en el diálogo con el régimen, porque se negará ante cualquier solicitud de la Organización de Estados Americanos.

"Será el día esencial del diálogo para saber si esto se resolverá, pero no tengo confianza, considero que lo que va a pasar es que el régimen golpista se va a seguir negando a acatar la resolución de la OEA (Organización de Estados Americanos) y la comunidad internacional", dijo el mandatario legitimo.

Asimismo, agregó que "siempre mantengo mi actitud al diálogo, pero no tengo ninguna confianza en los golpistas. Va a ser una bofetada contra la comunidad internacional si se niegan a restituir lo que usurparon".

Zelaya dijo que todavía no ha pensado lo que hará si llega a fracasar el diálogo y señaló que "seguiremos luchando en las calles y se va a profundizar la crisis".

La pasada semana representantes del gobierno de facto de Honduras y de Zelaya se reunieron junto con una delegación de la OEA, presidida por el secretario general de la organización, José Miguel Insulza, donde llegaron a un consenso en cinco puntos del Acuerdo de San José, que propuso el presidente de Costa Rica, Oscar Arias.

En el consenso las delegaciones y representantes de Micheletti y Zelaya tocaron varios tópicos de negociación como la creación de un gobierno de unidad y el rechazo a una amnistía, dejando así para este martes el tan esperado tema de la restitución presidencial.

El mandatario legítimo afirmó que "nunca" pidió amnistía porque no la necesita. Asimismo, añadió que los negociadores del régimen "están entreteniendo en otros temas" para ganar tiempo mientras llegan las elecciones del 29 de noviembre.

Igualmente, agregó que Micheletti está buscando la aceptación de la comunidad internacional, para los comicios. "Si no hay acuerdo, la elección no va tener respaldo de la comunidad internacional ni dentro del país, va a ser un fraude. Es la condena de Micheletti, algunos le endulzan el oído haciéndole creer que el mundo las va a aceptar", resaltó.

El presidente Zelaya comentó el apoyo que le está brindando la comunidad internacional y de la aceptación que ha tenido hasta ahora con las negociaciones entre la misión de la OEA, sus representantes y el gobierno de facto.

"Todo lo que hasta ahora se ha avanzado, lo hemos aceptado para concluir pacíficamente mi mandato (el 27 de enero), son los elementos del contexto, pero el martes es decisivo, la comunidad internacional me está apoyando en darle una lección a los golpistas", comentó.

Manuel Zelaya pidió el pasado viernes a la comunidad internacional medidas económicas y comerciales "más fuertes" contra el gobierno de facto que encabeza Roberto Micheletti para terminar con el régimen golpista "en horas".

Zelaya dijo después de la visita de la OEA en Tegucigalpa, que "las medidas todavía no son suficientes para combatir a un régimen que procura sostenerse por las armas y la fuerza".

Según Zelaya si el "conjunto de las naciones", tanto de la OEA como de Naciones Unidas y los países vecinos, adoptaran medidas económicas y comerciales más fuertes, "revertirían el golpe en horas".

Zelaya ha dado de plazo hasta el 15 de octubre para ser restituido en el poder y pese al "hostigamiento" al que le ha sometido el régimen de facto, confesó que "no ha considerado en ningún momento" arrojar la toalla y pedir asilo político.

"Estoy asediado, no lo niego, es difícil, hay tensión, pero tengo el espíritu fuerte, es la fortaleza espiritual lo que me mantiene", dijo tras denunciar el intermitente "bombardeo electrónico con microondas" al que les ha sometido el régimen y que produce "dolor de cabeza y desestabilización orgánica".

Por otro lado, el gobierno de facto de Roberto Micheletti, intensificó sus actos represivos contra la libertad de prensa en la nación, ya violentada con el cierre de Radio Globo y Canal 36 y activó el pasado viernes, medidas que tienen como fin monitorear y controlar mensajes de medios de comunicación, bajo la excusa de mantener "la seguridad nacional".

Las medidas están contenidas en el "Acuerdo Ejecutivo 124", que fue aprobado por el presidente de facto Roberto Micheletti en Consejo de ministros y publicado el pasado viernes en el diario La Gaceta.

Por su parte, el Frente Nacional contra el golpe de Estado de Honduras ratificó que este lunes volverá a manifestar en las calles hondureñas, para pedir la restitución del Manuel Zelaya, que sigue refugiado en la embajada de Brasil en Tegucigalpa.


teleSUR-AFP/kg -PR

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que gustes, critica, aconseja o dinos cualquier cosa que desees, pero no olvides evitar ofender verbalmente... gracias.

techieblogger.com Techie Blogger Techie Blogger