Roberto Quesada
TeleSUR

"Implacables en el combate, generosos en la victoria".-Ernesto Guevara, Che

Minutos antes de comenzar a escribir este artículo para TeleSur, me ha llamado a buena mañana el periodista guatemalteco René Fúnes, de Radio SPC, de Boston y dentro de la felicitación me dice que se siente contento de que hayamos salido victoriosos con una cuota baja de sangre. Le respondo que para nosotros, comenzando con el presidente constitucional Manuel Zelaya, una sola vida ya es mucha sangre. Nadie debió haber muerto, así como no debió haber habido nunca golpe de Estado-Militar.

En las diferentes reuniones de la Resistencia que hemos tenido en Nueva York, muchas veces compañeros sudamericanos que han tenido experiencias con dictaduras (chilenos, argentinos, uruguayos, etc.) sin la intención de hacerlo nos bajaban la moral al decirnos que una dictadura no se derrumbaba con marchas, con cantos, con música, con poesía, con artículos y ni siquiera con la presión internacional sino con el único lenguaje que entienden los dictadores: el lenguaje de las balas.

Nosotros, motivados por el presidente Manuel Zelaya, o quizá, mejor dicho, en ese intercambio continuo de aliento para creer en ese nuevo amanecer, analizábamos el contexto de este golpe de Estado-Militar comparándolo con los anteriores en América Latina: las Naciones Unidas y la OEA no dudaron en repudiar, condenar y evitar cualquier comunicación con los golpistas. En otras épocas los golpes se importaban, con la complicidad de las oligarquías locales, netamente de Washington, por tanto los golpistas tenían el camino allanado para el aval de otros países fuera por voluntad propia o presión, es por ello que el presidente Zelaya ha insistido en que este golpe de Estado-Militar fue heredado, no creado, por la administración Obama.

Por supuesto, es importante la solidaridad internacional pero es determinante la presión local y en esto el pueblo hondureño, la Resistencia, ha sido ejemplo de temple, perseverancia y convicción de que una patria mejor es posible. Este triunfo del heroico pueblo hondureño, lo es también de América Latina y el mundo en cuanto a los golpes de Estado, como diría el maestro Ernesto Sábato; Nunca más.

La batalla no comienza el 28 de junio, día del golpe de Estado, sino desde que el presidente Zelaya asume y claramente se identifica con su pueblo, tiempo después, poco a poco, la oligarquía fue dándose cuenta de que esta vez no se trataba de palabrería politiquera tradicional sino de Mel Zelaya, el presidente del pueblo. Arreció esta lucha con la creación de la Cuarta Urna, a la que hubo que cambiarle nombre Consulta Popular (no vinculante) ante las arremetidas jurídicas de los que luego serían los golpistas.

Ante la impotencia de no poder contrarrestar la voluntad popular a través de una prensa desinformativa, distorsionadora de la realidad, que mintió descaradamente achacándole los males de Honduras y planetarios al presidente Zelaya, y aun así el pueblo no retrocedió, siguió a la par de su líder, entonces sabidos de que democráticamente estaban anticipadamente derrotados, recurrieron a su más grave error: el golpe de Estado-Militar.

También en ese momento se acrecienta y demuestra la madurez del pueblo hondureño. Y quienes tenían duda de quienes eran sus enemigos: tomaron conciencia de golpe. Gracias al golpe. El presidente Zelaya y su pueblo, con su equipo, Drean Team, de ensueño, no descansamos día y noche teniendo un primer objetivo: revertir el golpe. Y para ello: restitución.

Estamos conscientes de que la lógica nos dice que era innecesario firmar un ''acuerdo'', puesto que equivale a aceptar condiciones de quien por la noche se mete a tu casa, te roba, y encima de ello hay que hacerle concesiones. Dicho de otro modo: la constitucionalidad negociando con la delincuencia. No obstante, así es la política y en este caso como muy pocos: el fin justifica los medios.

Quizá exista en algunas/os la preocupación de que el ''acuerdo'' desautoriza al presidente Zelaya de no llamar a la constituyente, pero eso es al presidente Zelaya no al pueblo hondureño, quien ya ha firmado y afirmado porque el orden de cosas en Honduras tiene que cambiar.

Mientras escribo monitoreo los medios de comunicación hondureños que han hecho historia: Radio Globo, Cholusat Sur (Canal 36), Radio Progreso, Radio Uno, allí se está manifestando el pueblo hondureño y existe un consenso en cuanto a que la restitución del presidente Zelaya es solamente el comienzo de la lucha. Y renglón aparte merece el diario de los hondureños Diario Tiempo (tan democrático que hasta los columnistas y ''analistas'' golpistas tienen cabida).

Este golpe de Estado-Militar pretendía ser un carnaval de disfraces, pero olvidamos llevar las máscaras, por tanto ha quedado evidenciado de quién es quién y a qué intereses obedece. Es fácil detectar, por ejemplo, cómo los golpistas arremetieron contra la ONU, contra la OEA, pero los visitó en serio el Tío Sam, se dice que nada más como testigos, y la magia apareció, como si dijéramos: Al amo se le obedece, más allá de los propios intereses. Y colorín colorado: este golpe se ha acabado!

Nota: Dedico este artículo a mi esposa Lucy; al embajador de Honduras ante la ONU, Jorge Arturo Reina; a nuestro embajador ante la OEA, Carlos Sosa Cuello; a nuestro embajador en Washington, Enrique Reina. Por supuesto, a todos los miembros de nuestra Honduras-USA Resistencia, en los diferentes lugares de los Estados Unidos, y a quienes nos han colaborado; a los diferentes medios de comunicación que nos han abierto las puertas. Y, claro, al bebe de la casa, Robertito (cuatro años y medio), quien dos semanas antes de que el presidente regresara a Honduras, le dijo por teléfono: ''Mira, Presidente, tú tienes que regresar a tu pueblo, el pueblo te necesita en Honduras…'' y cuando le iba a quitar el teléfono, me dijo: ''Espera, tengo algo más'', y le agregó: ''Zelaya aguanta, Honduras se levanta!''. Viva el presidente Zelaya y su familia, viva el pueblo hondureño!

Y ahora sí los dejos, como comprenderán las lágrimas no me dejan seguir escribiendo.

Nueva York 30 de octubre 2009.
www.hondurasusaresistencia.com

Roberto Quesada: Escritor y diplomático en Resistencia (Permanente).

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que gustes, critica, aconseja o dinos cualquier cosa que desees, pero no olvides evitar ofender verbalmente... gracias.

techieblogger.com Techie Blogger Techie Blogger