Por: Pedro Colina
Aporrea

Es ya indetenible, inquebrantable, la triunfante tendencia histórica de verdadera emancipación y liberación de los pueblos. Quedaron atrás las épocas en las cuales los "poderosos e intocables patrones" se enseñoreaban por estas latitudes, condenando a los pueblos al hambre, la miseria y la dominación pasiva. Lo sucedido en Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y ahora en Honduras es signo inequívoco de la nueva era. Mucho se podrá decir, comentar, especular sobre las causas que llevaron al despreciable bufón del Goriletti y su camarilla servil a “negociar” su salida del gobierno, de una “permanencia” que nunca podría haber ocurrido de no ser por el apoyo infame y tendencioso del imperio yanqui, a la servil, ahistórica y repugnante clase dominante de ese país. Lo realmente cierto, y determinante, es que por vez primera ese hermano pueblo se levantó decididamente a luchar, luchar y luchar sin descansar, poniendo muertos, heridos, torturados, encarcelados y desaparecidos, hasta alcanzar la victoria, aunque fuera parcial. Y parcial digo, porque el gran objetivo de la Constituyente se postergará un poco, sólo un poco, porque indudablemente el saldo organizativo y la elevada moral que resultan de este hermoso y contundente movimiento de resistencia, más temprano que tarde permitirá al valiente pueblo de Guayamuras concretar su anhelo.

De cualquier manera, no hay que descuidar por un momento los intentos de reacomodo de la derecha interna y continental, los zarpazos arteros de la fiera imperial herida de muerte, el “blandenguerismo” vergonzoso de los medias tintas. Este es el momento de apretar, de arreciar, de no ceder, de estirar, de dar lo máximo. Pero tanto allá como aquí, pues es la hora de la solidaridad, del internacionalismo militante, del estrechar los brazos de la dignidad y el valor, en todo cuanto falta haga.

Pobres los "miopes históricos", los cortos de vista existencial, incapaces de apreciar estos movimientos profundos de la historia, de este "cambio de época", pues el carro de la historia los arrollará con inusitada fuerza. Viva el Pueblo Hondureño y su valiente Comandante Zelaya!!! La hora de los Pueblos por fin ha llegado, es ya indetenible.


pedrocolina100@gmail.com

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que gustes, critica, aconseja o dinos cualquier cosa que desees, pero no olvides evitar ofender verbalmente... gracias.

techieblogger.com Techie Blogger Techie Blogger